* “¡Estoy muy feliz de estar de vuelta!”, expresó

 

* Recordó a John Lennon, George Harrison y Jimi Hendrix

 

Sentado al piano, sentenció: “Ahora nos tenemos que ir”. Y la multitud le respondió con un sonoro y rotundo “¡No!” Pero él insistió: “Nos tenemos que ir”. “¡Seis horas más!”, gritó un joven desde la pista, lo que arrancó una explosión de risas y movimientos de afirmación de sus más cercanos. Hacía mucho, Sir Paul McCartney había rebasado la treintena de temas y las dos horas de concierto en la primera de dos noches en el Foro Sol de su Got Back Tour, pero para sus fanáticos era insuficiente.

Algunos esperaron seis años para verlo regresar, para otros era la primera vez que departían con el británico. Varios más, los menos, no han faltado a ninguna de sus presentaciones en tierra azteca, como le recordó un fan a sus amigos tras el show: “hace 30 años venimos por primera vez” al encuentro con el ex bajista de The Beatles. “Fue el 25 de noviembre”, en el mismo inmueble. “Y yo sí repetiría”, dijo mientras esbozaba una amplia sonrisa, “si consigues los boletos”.

“¡Estuvo buenísimo! ¡Qué gran show! Es que dejó las mejores (canciones) para el final”, dijo una señora a sus acompañantes al tiempo que se dirigían a la salida. Fue así que Sir Paul dejó con el ánimo encendido a las 60 mil 11 almas, de por lo menos tres generaciones, que acudieron a su encuentro la noche del martes.

Una reunión de casi tres horas en la que McCartney presentó grandes éxitos de su legado, construido en más de 60 años de trayectoria y mostró su gran vitalidad cambiando de instrumentos: la guitarra -acústica o eléctrica-, el piano, la mandolina y el ukulele. Pero esos miles no fueron los únicos que salieron embelesados. El ex Beatle también expresó su respeto a la audiencia azteca, que en todo momento le mostró su fervor, primero durante el concierto y más tarde en redes sociales: “Los Mexicanos son los mejores! What a night” (sic.).

*****

 

Con puntualidad inglesa, McCartney y su banda salieron al escenario para ganarse al público de inmediato, al interpretar Can’t Buy Me Love, que estremeció el recinto. A la que siguieron Junior’s Farm, Letting Goen el que el público cedió a su invitación de acompañarlo con las palmas-, She’s a Woman y Got To Get You Into My Life -en la que fue acompañado de un coro multitudinario en la pista-. En medio de ellas, las intervenciones de Paul, en las que se esforzó para “hablar un poquito de español”, arrancaron gritos de euforia. “Estoy feliz de estar de vuelta. ¡Muy feliz!”, expresó.

Acompañado de un par de trompetas y un saxofón, los instrumentos hicieron brillar piezas como Come On To Me –“una canción nueva”, dijo el cantante- y Let Me Roll It -en la que algunos se animaron a tocar la batería de aire-, la cual hiló con un fragmento de Foxy Lady, “en tributo a Jimi Hendrix. Lo conocí en los sesentas. Un hombre agradable”

Siguieron Getting Better, de The Beatles, y Let Em In, de Wings, en la que se sentó al piano, mientras que las gradas se convirtieron en una mar fulgurante, pues la audiencia había encendido las luces de sus celulares para acompañar al músico por la travesía sonora, incluida My Valentine, que “escribí para mi esposa hermosa Nancy (Shevell), que está entre ustedes esta noche”, dijo en español. Pero para él también hubo declaraciones emotivas: “¡Te amo, cabrón!”, “¡Te amo, viejito!”, fueron algunas de las declaraciones de cariño que de vez en cuando se escuchaban en la pista.

En Nineteen Hundred Eighty Five, la multitud lo aclamó: “¡Paul, Paul, Paul!”, pero también entonó el cántico “¡Oe, oe, oe, oe, Sir Paul, Sir Paul!”, mientras el británico siguió el juego musicalizando con su piano. Entonces, una fotografía de un joven McCartney apareció en las pantallas, al tiempo que se escuchaba Maybe I’m Amazed.

“¡Son los mejores! Son una bola de locos”, exclamó el músico mientras tomaba su guitarra para interpretar I’ve Just Seen Your Face, Entonces, la música ayudó a hacer un viaje relámpago en el tiempo, al menos seis décadas atrás, a un lugar llamado Liverpool, “cuando éramos una joven banda que trataba de llamar la atención. Esta es la primera canción que grabamos”, dijo Paul a manera de introducción de In Spite Of All The Danger, original de The Quarrymen, banda que evolucionó hasta convertirse en The Beatles. Entonces, el británico tuvo la oportunidad de dirigir a miles en una sola voz, como preparándolos para lo que venía.

paul mccartney

Foto cortesía Ocesa / José Jorge Carreón

 

Love Me Do no sólo cimbró al Foro Sol, sino que lo hizo rugir. La multitud se desbordó al interpretar el clásico de los 60s, contagiando a McCartney, quien respondió “I Love You Too!” a alguien de las primeras filas frente al escenario. Con mandolina en mano y como para contener un poco el entusiasmo llegó Dance Tonight, en la que destacó la figura de su baterista Abe Laboriel, quien, parado a un lado de su instrumento, ofreció sus mejores pasos, lo que desató el grito de “¡Baílale!” desde la pista y la ovación desde las gradas.

Después, el ambiente adquirió un tinte nostálgico, y casi solemne, con Blackbird. “¡Te quiero mucho! Más que a mi abuelito”, soltó un hombre en la pista, lo que hizo reír a más de uno; mientras se preparaba el segundo homenaje de la noche, “una canción que escribí para mi hermano, mi amigo John (Lennon)”, dijo el británico previo a interpretar Here Today.

Así, una “canción nueva”, llamada New, apareció, seguida de un éxito de The Beatles, Lady Madonna, que desató el clásico de la audiencia: “¡oe, oe, oe, oeeeeeeee. Sir Paaaauuuul, Sir Paaaauuuul!”, al que el mismo ex Beatle se atrevió a musicalizar, y dio pie a uno de sus temas más recientes: Fuh You, previó a dos del Cuarteto de Liverpool: You Never Give Me Your Money y She Came In Through The Bathroom Window, hilada a un éxito de Wings, Jet, que puso a bailar a la multitud y abrió la brecha para un cierre apoteósico, en el que la adrenalina fue in crescendo hasta desbordarse y cimbrar el Foro Sol. “¡Son a toda madre!”, exclamó el británico en español.

Being For The Benefit Of Mr. Kite! ayudó a recobrar el aliento; en tanto, llegó el tercer homenaje de la noche. “Esta canción se la dedico a mi amigo George (Harrison)”, dijo a modo de introducción de Something, La pieza, también dedicada “de manera especial para Olivia (Harrison, viuda del guitarrista, que estuvo en las primeras filas del show, según reportes de diversos medios de comunicación) fue acompañada por luces de celular en las gradas y coreada por la multitud. “¡Gracias, gracias!”, dijo McCartney. “Y gracias George por esa hermosa canción”.

paul mccartney

Foto cortesía Ocesa / José Jorge Carreón

 

Para pasar de la solemnidad al entusiasmo, el británico eligió Ob-La-Di, Ob-La-Da y ya nada pudo contener la euforia, pues apareció Band On The Run, Get Back – ávida de más, la audiencia no paraba de gritar “¡Paul, Paul, Paul, Paul!”-, Let It Be -en la que se sentó al piano y las gradas volvieron a convertirse en cortinas fulgurantes bajo un cielo encapotado-, la clásica Live And Let Die -con sus fuegos artificiales-, que cimbró el foro- y Hey Jude -cuyo coro resonó por lo alto del inmueble. “Es un himno”, decían en la pista-, antes de hacer una salida en falso, que aprovecharon los miles para pedir “¡Otra!, ¡Otra!, ¡Otra!, Otra!”

En cuestión de minutos, McCartney volvió al entarimado. Esta vez, con una bandera de México ondeando en lo alto, lo que exaltó a la audiencia. “¿Quieren más?”, soltó antes de arrancar I’ve Got A Feeling –“una canción especial” en la que hizo un dueto con John Lennon, quien apareció en la pantalla a través de un video-; a la que siguió Birthday y los clásicos de la beatlemanía Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band y Helter Skleter. Entonces, el ex Beatle anunció la recta final del show: “Ahora nos tenemos que ir”, lo que desató una negativa multitudinaria.

Las piezas elegidas para cerrar fueron Golden Slumbers, Carry That Weight y The End, en las que el respetable dio todo de sí para los coros y, tras recuperar un poco el aliento iniciar el éxodo a casa, mientras los fuegos artificiales surcaban el firmamento e iluminaban el inmueble en la primera de dos noches que Paul McCartney se presentó en la Ciudad de México. Días en que la metrópoli fue testigo de la euforia que desata la presencia del multiinstumentista británico desde hace seis décadas.

En redes sociales se difundieron videos en los que se escuchan los gritos enardecidos de las fanáticas, mientras el músico saluda, con la ventanilla abajo, desde el automóvil que se abre paso entre decenas de seguidores para dirigirse al recinto de la Magdalena Mixhuca. Y en el primero de sus dos conciertos, no fueron pocos los que acudieron ataviados como lo hizo el Cuarteto de Liverpool para la portada de su disco Sgt. Ppper’s Lonely Hearts Club Band.

Tal fue el caso de Hugo y Gaby, fanáticos de The Beatles y de Paul McCartney, quienes desde un mes antes alistaron el atuendo. El gusto de Hugo por The Fab Four surgió por la influencia de “su abuelo, quien, si viviera, estaría aquí escuchando” al autor de Can’t Buy Me Love, pieza con la que inició el show. “Mi abuelo era justo de la misma edad de Paul McCartney (81 años) y había venido a todos (los conciertos): (19)93, 2002, 2010, 2012, 2017”, a los cuales Hugo, de 30 años, lo acompañó -salvo el primero-. “De hecho es el primero que vengo sin él”, dijo minutos antes del arranque de un espectáculo que hizo rugir al inmueble y llevó el coro de Hey Jude allende las fronteras, donde se encontraban fanáticos que, al no conseguir boleto, se dieron cita en los alrededores del Foro Sol para escuchar a la leyenda inglesa.

paul mccartney

Hugo y Gaby, fanáticos de The Beatles y Paul McCartney acudieron a la primera fecha de la super estrella británica en el Foro Sol, en la Ciudad de México, vestidos como los ‘Fab Four’ lo hicieron para la portada de su disco “Sgt. Ppper’s Lonely Hearts Club Band”. Foto @Ok_Tania

 

También te recomendamos

Abre Paul McCartney nueva fecha en México

Enloquece Paul McCartney al Estadio Azteca

Paul McCartney lanza box set de ‘McCartney’

Lanzan “McCartney 3, 2, 1…!” Por Star+

McCartney III, nacido durante la pandemia

McCartney invita a Tyler a cantar “Helter Skelter”

¡Dos Beatles y un Stone en el mismo escenario! 

Paul McCartney se alista para ‘rockear’ en México

 

Acerca de The Beatles…

Lanzarán nuevo libro de The Beatles

‘Sargento Pimienta’: medio siglo de ‘vida’

Y acerca de Covid.19…

Declara OMS fin de emergencia sanitaria por Covid-19

¿Qué es el COVID-19? 

¿Qué tenemos que hacer frente al Covid-19?

Comentarios:

comentarios

(Visited 425 times, 1 visits today)