“¡Hermosa multitud! ¡Increíble!”, expresó Alex Turner ante un Foro Sol rutilante. Minutos antes de que Arctic Monkeys saltará al escenario, la multitud ya había dado muestras de la devoción que le tiene al encender las luces de sus celulares y simular una mar iridiscente haciendo la ola en el área de gradas para aminorar la espera por los de Sheffield.

“¡Ciudad de México es bueno verte!”, dijo el vocalista y la multitud le respondió con un alarido de entusiasmo que hizo trepidar hasta sus cimientos al inmueble de la Magadalena Mixhuca, que le había dado la bienvenida con un estruendo mientras interpretaba Sculptures Os Anything Goes, había remecido la pista al ritmo de Brainstorm, la cual dejó el ambiente listo para un coro multitudinario con Snap Out Of It y volver a elevar la adrenalina con Don’t Sit Down ‘Cause I’ve Moved Youtr Chair.

arctic monkeys

Alex Turner, ‘frontman’ de Arctic Monkeys, arrancó alaridos durante su actuación en el recinto de la Magdalena Mixhuca. Foto cortesía Ocesa / César Vicuña

 

La baja temperatura y la ligerísima brisa no hicieron más que elevar la vehemencia con la que los 65 mil fanáticos que arroparon a los Arctic Monkeys en la primera de dos presentaciones que marcaron su regreso a la metrópoli, a casi un año de su actuación en la última edición del Festival Corona Capital, a días de la publicación de su más reciente álbum The Car.

Aunque breves, las frases que soltaba Turner siempre recibieron un clamor como respuesta. Tal fue en el caso de Teddy Picker y Crying Lightning, que volvió a cimbrar el recinto mientras el escenario se iluminaba con tonos rojizos.

 

Entonces, la multitud se dejó llevar por esa voz apasionada que interpretó Tranquility Base Hotel & Casino, pieza en la que la imagen de los músicos se replicó al infinito en las pantallas -tanto central, como laterales del escenario- y concluyó con un: “¿Cómo se sienten?”, Why’d You Only Call Me When You’re High?, donde las luces de celular saltaban al ritmo de la pieza; Arabella y Perfec Sense, en la que las gradas del Foro Sol se convirtieron en una cortina fulgurante. Y, con el entusiasmo in crescendo apareció un clásico: The View From The Afternoon.

La velada prosiguió con Knee Socks, Pretty Visitors -que iluminó con tonos rojizos el escenario- y otro clásico Flourescent Adolescent, en la que la audiencia volvió a remecer el inmueble de la Magdalena Mixhuca, y que en cuestión de segundos se transportó 16 años en el futuro bajo el liderazgo de Turner, quien desde el piano lanzó las primeras notas de There’d Better Be A Mirrorball, de su álbum The Car, y que la audiencia acompañó con el fulgor de sus teléfonos, mientras que en 505, el respetable se unió en una voz para acompañar el desempeño del líder de los Arctic Monkeys, también integrado por el baterista Matt Helders, el guitarrista Jamie Cook y el bajista Nick O’Malley, guiño que la final le valió un “Terrific! (¡Fantástico!)”, a modo de reconocimiento, de parte del vocalista.

La audiencia en diversos momentos encendió las luces de sus celulares para mostrar su fervor hacia los de Shefflied. Foto cortesía Ocesa / César Vicuña

 

Justo en ese momento apareció Do I Wanna Know?, uno de sus temas más emblemáticos, que también arrancó un coro multitudinario y dejó el ambiente listo para Body Paint, en la que la pantalla a veces simuló un túnel o desprendía una luminosidad multicolor. “¡Muchas gracias México”, dijo Turner, al tiempo que lanzó un beso a la audiencia, antes de dejar el entarimado.

En la pista los gritos de “¡Otra!, ¡Otra!, ¡Otra!, ¡Otra!” se multiplicó, así como el cántico de batalla adaptado a la situación: “¡Oe, oe, oe, oe, Arctic Mon-kiiiis!, “¡Oe, oe, oe, oe, Arctic Mon-kiiiis!”, que  mutaron en alaridos cuando el cuarteto volvió al escenario a interpretar Hello You, también de su nuevo álbum, seguida de dos hits: I Bet You Look Good On The Dancefloor, que cimbró al Foro Sol y que elevaría la adrenalina para cerrar la noche con broche de oro al ritmo de R U Mine, donde los cánticos, los saltos y los brazos en alto para sostener el teléfono tratando de registrar un fragmento del show fueron la contante hasta que la banda se despidió del proscenio con su frontman lanzado besos al aire. Hechizo que, en la primera presentación de los de Sheffield en la Ciudad de México, se rompió con el sonido de la alerta sísmica, mientras la multitud abandonaba el recinto.

 

También te recomendamos

Lanza Arctic Monkeys video de su visita a México

 

Y acerca del Covid-19…

Declara OMS fin de emergencia sanitaria por Covid-19

¿Qué es el COVID-19? 

¿Qué tenemos que hacer frente al Covid-19?

Comentarios:

comentarios

(Visited 182 times, 1 visits today)