La diseñadora dijo que el nombre de su propuesta es significativo, ya que expresa la conservación del oficio textil tradicional con la mística de la moda contemporánea.

En la pasarela, las modelos lucieron vestidos, abrigos, faldas con vuelos, sacos y vestidos de cocktail y de noche. Las siluetas, en su mayoría, fueron ceñidas, para una mujer con espíritu joven.
{mosimage}
Los colores protagónicos de las prendas fueron el negro, rojo escarlata, verde esmeralda y naranja invernal de una colección apasionante, un increíble trabajo el realizado por Lydia para la temporada Otoño Invierno 2010.

                {mosimage}
                {mosimage}
                {mosimage}
                {mosimage}
{mosimage}{mosimage} 

(Visited 27 times, 1 visits today)