Dos de las piezas clave fueron la evocación de El Caballito, la escultura de Sebastián que es emblema de la Capital mexicana, convertida en un minivestido en tono bronce con un tocado que {mosimage}puso en primer plano la inspiración prehispánica de la pieza original y Un vestido de novia inspirado en la escultura monumental denominada “Tsuru” (grulla), que Sebastián creó en Japón, con la cual cerró el desfile y una colección más que atrevida y artística, llena de maravillas arquitectónicas y sutileza elegante.

 

                {mosimage}
                {mosimage}
                {mosimage}
                {mosimage}
                {mosimage} 

(Visited 22 times, 1 visits today)