En un movimiento rápido, Matt Bellamy se quitó la guitarra y la lanzó hacia las bocinas. Corrió hacia ella, solo para levantarla y volverla a lanzar por los aires, tomarla por las cuerdas y girar con ella, mientras las miles de almas reunidas al pie del entarimado gritaban exultantes. Así cerró el vocalista la interpretación de Stockholm Syndrome, uno de los temas que desató la euforia en el Foro Sol durante la primera de dos presentaciones que marcaron el regreso de Muse en la Ciudad de México, que le esperaba ansiosa, con miles simulando cascadas fulgurantes mediante las luces de sus celulares.

Desde el inicio del show, la multitud dio muestras de lo que se avecinaba aquella noche, pues cimbró al inmueble de la Magdalena Mixhuca al ritmo de Will Of The People, tema que abre y da nombre a su más reciente álbum, así como a la gira mundial que el trío británico decidió arrancar en territorio azteca. El saludo de Bellamy -“¡Buenas noches México!”- fue la señal para que las 65 mil gargantas reunidas en el oriente de la metrópoli se dejaran llevar por un periplo musical que marcó casi toda la trayectoria de la banda. 

 

Piezas clásicas como Hysteria, segunda de la noche, Bliss y Stockholm Syndrome arrancaron gritos de euforia desde sus primeras notas, así como coros multitudinarios a todo pulmón y ovaciones; mientras que Drill Sergeant, Psycho, Won’t Stand Down remecieron al recinto, que con brazos en alto, no paró de registrar en sus teléfonos cada movimiento de los de Devon; en tanto que The Gallery y Compliance -en la que serpentinas azules y blancas volaron por los aires- cerraron la primera parte de un espectáculo que convoca a adultos, adolescentes y niños, uno de ellos visiblemente molesto porque una mar humana en la pista le obstruía la visibilidad –“¡no voy a ver nada!”, exclamó a sus acompañantes con frustración poco antes del inicio del show-.

Con una producción sobria, acompañada de fuego que salía del piso del proscenio en diversas canciones, pero menos vistosa que en otras ocasiones, Belllamy, Dominic Howard y Chris Wolstenholme -acompañados de un músico más- embelesaron a los miles que acudieron a la cita con lo que mejor saben hacer: música. Aunque el único que interactuó con la multitud -y con frases muy cortas- fue el vocalista, quien agradeció a los fans por la calurosa bienvenida entre algunos temas, entre ellos Tought Contagion -en el que mostró un Dr. Simi (sí, el personaje volvió a aparecer) que enloqueció al respetable al ver que lucía la misma máscara que el trío uso al aparecer en el entarimado -, Halloweencuya introducción fue Tocata y Fuga en re menor de Johan Sebastian Bach-, Madnessque unió al inmueble en una sola voz y en la que las gradas se transformaron en un cielo estrellado, cuya única competencia fue la luna en lo alto. Al finalizar, Matt gritó: We love You Mexico!-, Interstitial ‘Parkour’, y We Are Fucking Fucked.

Muse

Muse. Foto cortesía Ocesa / César Vicuña

 

El grito de “¡Verona!,  un tema de su más reciente álbum, surgía desde la pista al término de cada pieza interpretada por los británicos. Ésta nunca apareció, pero sí otro cuarteto de clásicos que llevaron al éxtasis a los miles de fanáticos que, a veces con puño en alto y otras con celular en mano no dejaron de seguir a Matt, quien en ocasiones desde el escenario, otras desde una pasarela colocada justo a la mitad de la pista arengaba a la multitud a seguirle en sus interpretaciones: Supermassive Black Hole -que culminó con un fragmento de Foxy Lady de Jimi Hendrix Plug In Baby – que volvió a cimbrar a la Magdalena Mixhuca- y Uprisingque hizo rugir al público al grito de “We Will be victorious!”, y en medio de ellas aparecieron Interstitial ‘Drving’, Behold The Glove y Prelude, para cerrar con Starlight, que de inmediato enloqueció al respetable.

Un breve receso hizo desaparecer a los británicos, quienes volvieron para interpretar Kill Or Be Killed. La espera por los de Devon había sido larga. Tres años. Por ello, los fanáticos les obsequiaron hasta la última gota de energía cuando interpretaron otro clásico para cerrar su primera actuación en la Ciudad de México: era el turno de Knights Of Cydonia y la multitud hizo trepidar, desde sus cimientos, al Foro Sol.

Muse

Muse. Foto cortesía Ocesa / César Vicuña

 

El cariño que el líder de la banda tiene por México no es un secreto y lo muestra cada que es posible en redes sociales. Así, Matt Bellamy publicó una fotografía en la que se le ve junto a la Virgen de Guadalupe y un sombrero de charro, acompañada del siguiente mensaje en español: “Lo pasé de maravilla en la Ciudad de México hoy. Conocí a muchos fans en el camino que eran tan lindos y especiales. ¡Me encanta esta ciudad tan bellísima!” (sic).

Asimismo, tras sus dos presentaciones en la Ciudad de México, el vocalista expresó, también a través de Instagram, que el trio estaba “emocionado por volver y profundizar más. Que país tan increíble”.

Matt Bellamy

Matt Bellamy. Foto tomada de IG @mattbellamy

 

También te recomendamos

Muse está de regreso con “Won’t Stand Down

Muse: Un viaje retro-futurista en el Foro Sol

Muse trae su mundo nostálgico futurista a México

Muse reversiona a Duran Duran

 

Y acerca del Covid-19…

¿Qué es el COVID-19?

¿Qué tenemos que hacer frente al Covid-19?

(Visited 801 times, 1 visits today)