* “Escritor clave para entender las juventudes y el rock”: Cultura de la CDMX

 

* “Sus aportaciones tienen una enorme virtud: ‘viejos escritores, viejos rockeros’ nunca mueren”, dijo Taibo II

 

* “Su ‘Tragicomedia mexicana’, lectura obligada”: AMLO

 

Actualización. El “rebelde con causa, de afable desenfado y brillantez infinita”, José Agustín (Ramírez Gómez), el prolífico escritor, autor de novelas y cuentos, pero también periodista, nacido en Guadalajara, Jalisco, pero registrado en Acapulco, Guerrero, falleció este 16 de enero a los 79 años, se informó en redes sociales.

El “autodidacta empedernido, amante de la comida y los placeres; jungiano, estudioso del Iching, aficionado a la astrología e impulsor de todas las formas de contracultura”, de quien hace unas semanas se había informado tenía complicaciones en su salud, “se fue en paz, rodeado de su amorosa familia”.

El también autor de obras de teatro y guiones de cine, estudió Letras Clásicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, así como dirección en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) y composición dramática en el Inbal.

La tumba, De perfil, Se está haciendo tarde, El rock de la cárcel, Ciudades desiertas, Cerca del fuego, La contracultura en México y Dos horas de sol son parte del legado literario del “guerrerense de corazón”, quien desde los 11 años se dedicó a escribir, según un comunicado de prensa de la Secretaría de Cultura.

“Participó en un taller literario impartido por Juan José Arreola, quien (lo) apoyó” para dar a conocer su primera novela: La tumba (1964).

Radicado en las últimas décadas de su vida en Cuernavaca, Morelos, obtuvo los premios Latinoamericano de narrativa Colima 1983, Nacional de Literatura Juan Ruiz de Alarcón 1993, Dos Océanos, otorgado por el Festival Internacional de Biarritz (1995); mientras que el Inbal le entregó la Medalla Bellas Artes en 2011.

“El 21 de agosto de 2016, en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes se celebraron los 50 años de la publicación de su segunda novela: De perfil, en donde Enrique Serna definió a José Agustín: ‘…Supo responder con sus historias a un periodo álgido, el de los años sesenta, con un espíritu de rebeldía, libertad y juventud, personificado en escenas propias de la época. La clase media mexicana y su modo de hablar característico aparecen renovados en sus relatos, como vistos por primera vez’.

“En su amplia trayectoria, destaca la dirección del largometraje Ya sé quién eres/Te he estado observando y actuó en la película De veras me atrapaste, dirigida por Gerardo Pardo. En 1976 adaptó para cine El apando, de José Revueltas, dirigida por Felipe Cazals”.

En su trabajo destaca la traducción de Cabot Wright comienza, de James Purdy (1969); Alucinógenos y cultura, de Peter T. Furst (1981); Paraíso infernal, de Ronald G. Walker (1982), El don del águila, de Carlos Castaneda, y El viejo y el mar, de Ernest Hemingway (1986).

“Extrañaremos tu extraordinaria pluma que alimentó todo: literatura, teatro, música, cine”, reconoció la titular de la Secretaría de Cultura federal, Alejandra Frausto. En tanto que la “directora general del Inbal, Lucina Jiménez López, afirmó que José Agustín vinculó mundos y lenguajes que antes no se reconocían, ‘se ha marchado, dejando un legado y un ejemplo de pasión y expresión literaria que marcó a varias generaciones’”.

Por su parte, el Inbal lamentó en Facebook, el fallecimiento del autor de “obras (que) son de lectura imprescindible para las jóvenes generaciones de lectores y un referente vital en la literatura contemporánea de México”. Al igual que hizo la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, que en la red social X, destacó a José Agustín como un “escritor clave para entender las juventudes, el rock y la contracultura de la segunda mitad del siglo XX”

Asimismo, el director del Fondo de Cultura Económica (FCE), Paco Ignacio Taibo II, recordó a José Agustin como “un gran compañero y sus aportaciones a la literatura mexicana tienen una enorme virtud, que es: viejos escritores, viejos rockeros nunca mueren”, dijo el también escritor durante una grabación de un capítulo más de Episodios Nacionales para el programa radiofónico La Hora Nacional

La Secretaría de Cultura federal informó que por acuerdo con la familia del autor de De Perfil, el escritor “será velado en Morelos y habremos de hacer una ceremonia de despedida y agradecimiento en el Palacio de Bellas Artes”.

En el mensaje que anunció el deceso del escritor se lee: “Su esposa Margarita, sus hijos Andrés, Jesús y Agustín; su hermana y hermano; sus nietas y nietos; su sobrina, sus nueras sienten enorme gratitud por haber acompañado su vida, la cual celebran”.

 

Lamenta el presidente la muerte de José Agustín

andrés manuel lópez obrador

El presidente de México lamentó el fallecimiento del escritor José Agustín durante su conferencia matutina en Palacio Nacional, en la Ciudad de México, el 17 de enero de 2024. Foto tomada de www.presidente.gob.mx

 

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, lamentó la muerte del escritor José Agustín y declaró que “son muy recomendables sus textos, porque mezclaba la parte cultural con la política, y escribía para jóvenes”.

Agregó, durante su conferencia matutina del 17 de enero, que “también sus textos, que llamó ‘Tragicomedia Mexicana’, son lectura obligada para comprender cómo funcionaba el régimen autoritario y la corrupción que imperaba. Son textos muy buenos”.

Destacó que esta obra “narra como pocos cómo, después de que hay un enfrentamiento entre el gobierno del general (Lázaro) Cárdenas con la oligarquía de entonces, sobre todo del Grupo Monterrey, al llegar Ávila Camacho, aunque el Grupo Monterrey y otros grupos económicos habían apoyado a Almazán en la elección presidencial, al llegar Ávila Camacho, que era moderado, se reúnen con el nuevo presidente y pactan para que el Estado les apoye no pagando impuestos, con créditos baratos. Y llegan a confesar que ya era distinto el gobierno, que no se podían entender con el general Cárdenas, pero que con Ávila Camacho sí, porque era moderado y buscaba la reconciliación. Lo cuenta de manera magistral.

“Y son historias que se repiten, porque cuando el presidente Echeverría quiere congraciarse con los empresarios, después de que asesinan malamente a don Eugenio Garza Sada y hay inconformidad, Echeverría les concede lo que se conoce como consolidación fiscal, un sistema por el cual alguien (que) tiene una empresa fuerte y obtiene utilidades, tiene que pagar impuestos por estas utilidades, pero mediante este sistema de consolidación fiscal esa empresa, esa compañía, puede crear tres, cuatro, cinco, 10 empresas como las factureras, o sea, fantasmas, y en esas empresas fantasma tiene pérdidas, no hay utilidad. Entonces, se une todo, la que gana y las que supuestamente pierden, y al final no hay utilidades. Y si no hay utilidades, pues no se paga impuestos.

“(José) López Portillo hace lo mismo. Se habla del Fobaproa de Zedillo, que convirtió las deudas privadas, también de banqueros y de empresarios, en deuda pública. Bueno, López Portillo también, rescató al Grupo Alfa con créditos de Banobras, créditos baratos. Pero esa ha sido la historia.

“Entonces, José Agustín es precursor, es iniciador con su talento, como pocos intelectuales, de poner al descubierto todos estos enjuagues. Porque ni modo que Krauze hable de eso, o Aguilar Camín, o Volpi, o Sheridan, no; en cambio, este señor que falleció sí. Por eso, todo nuestro respeto y toda nuestra admiración; y recomendado a los jóvenes”, concluyó.

El representante del Ejecutivo Federal había manifestado su deseo por la recuperación del autor de La tumba, de quien también recomendó su obra durante una conferencia realizada en Acapulco, días antes del deceso del escritor: “Aprovecho para recordar que de aquí, de Acapulco, es un gran escritor, José Agustín, que está ahora malito (enfermo), que le deseamos que se recupere”.

 

Comentarios:

comentarios

(Visited 668 times, 1 visits today)