* También cedió espacio a la “Canción Sin Miedo” en protesta contra los feminicidios

 

El coro multitudinario hizo trepidar al Domo de Cobre. “Antes de que nos olviden haremos historia, no andaremos de rodillas …” Al mismo tiempo, en la pantalla apareció la imagen de un cartel con la leyenda: “En México hay otra pandemia: los asesinatos de periodistas”. Minutos antes, Saúl Hernández, vocalista de Caifanes, había expresado: “La siguiente canción la queremos dedicar a gente que haciendo su trabajo, ha sido asesinada. Trabajando para mostrarnos un camino de la verdad en este país, han sido asesinados. Gente que dedicó su vida para que nosotros sepamos qué está pasando en este país, ha sido asesinada. Esta canción va para todos los reporteros que brutal y estúpidamente han sido asesinados coartando la libertad de expresión”.

Y mientras sus fans se unían en una sola voz en la pieza -“Antes de que nos olviden rasgaremos paredes…”-, las fotografías de los reporteros que han sido ultimados en los días recientes se sucedieron –Lourdes Maldonado, Margarito Martínez, José Luis Gamboa, Roberto Toledo y Heber Rodríguez– ligadas a aquellas de comunicadores que fueron asesinados en los últimos años, como Javier Valdez, Miroslava Breach, Rubén Espinosa, la defensora de Derechos Humanos Nadia Vera, entre otros.

Caifanes

Caifanes. Foto cortesía Ocesa / Lulú Urdapilleta

 

“Antes de que nos olviden romperemos jaulas y gritaremos la fuga… ” prosiguió la audiencia, en tanto Saúl mantenía un puño en alto y en la pantalla transcurrían imágenes de las protestas de periodistas con la exigencia de justicia para sus colegas. “Que nos maten a todos si esa es la condena de muerte por reportear este infierno. No al silencio”, es otra de las frases que destacan en la pantalla, adjudicada a Javier Valdez, asesinado en 2017.

Esta no es la primera vez que Caifanes recuerda a los periodistas asesinados en sus conciertos. El homenaje lo inició años atrás, cuando en ese mismo mensaje audiovisual se incluían imágenes de manifestaciones con la exigencia de justicia para los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, a las víctimas de feminicidio, a los estudiantes asesinados/desaparecidos/agredidos en 1968. Sin embargo, ante los cinco homicidios de comunicadores registrados en lo que va de este año, su protesta casi al término de su concierto ofrecido la noche del 19 de febrero en el Palacio de los Deportes se centró en la problemática que enfrentan los periodistas en el país.

 

Minutos antes, otra protesta había tenido lugar durante el reencuentro del grupo con sus seguidores. Empero, en ella prevaleció el silencio -antecedido por gritos de entusiasmo y el breve coro: “¡No olvide sus nombres, por favor, señor presidente!”- para escuchar con atención, a través de un video proyectado en la pantalla grande ubicada sobre el escenario, la Canción Sin Miedo, de Vivir Quintana, acompañada de El Palomar, contra los feminicidios, otra problemática sobre la cual la banda, oriunda de la Ciudad de México, también ha llamado la atención desde “hace muchos años”, como hizo hincapié Saúl Hernández, a manera de introducción de la pieza.

“Hace veintitantos años ya iba un porcentaje muy alto de feminicidios. Es deprimente, doloroso, triste, que pasan los años, pasan los sexenios, vienen presidentes y este porcentaje de mortandad hacia las mujeres es todavía más grande. Ha crecido mucho y está creciendo cabrón. Es de tener mucho cuidado. Pero, Caifanes en este momento cede su espacio a quienes tienen que lanzar grito. No nos corresponde a nosotros. Les corresponde a ellas”, expresó el vocalista, quien tomó su lugar en el escenario, donde permaneció todo el grupo a obscuras, mientras transcurría el tema.

Caifanes

Imagen del video de “Canción Sin Miedo”, de Vivir Quintana en el concierto de Caifanes. Foto cortesía Ocesa / Lulú Urdapilleta

 

La pieza también ayudó a retomar fuerzas para afinar la voz, pues esa noche apenas apareció el quinteto -integrado ahora, además de Hernández, Alfonso André y Diego Herrera, por el guitarrista Rodrigo Baills y el bajista Marco Rentería– en el escenario iniciaron el festín de éxitos con el que deleitaron a sus fans que los esperaban con entusiasmo, el cual profesaron a Herrera, quién con apoyo de su saxofón, invitó a los miles a calentar motores.

Enseguida los Dioses Ocultos hicieron saltar de sus asientos a muchos, sobre todo en el área cercana al proscenio, al tiempo que sacaban el celular para registrar todo el reencuentro. Ese en el que la banda invitó a “dar una vuelta al cielo para ver lo que es eterno” –Nubes-, Para Que No Digas Que No Pienso en Ti, mientras Amanece y cantar al Miedo, tema en el que aparecieron fotografías de personas besándose, algunas de ellas famosas, como John Lennon y Yoko Ono, los actores Ian McKellen y Patrick Stewart; la del marino y una enfermera en Times Square con el que celebraron el término de la Segunda Guerra Mundial, entre muchas más.

Caifanes

Caifanes. Foto cortesía Ocesa / Lulú Urdapilleta

 

El público con la adrenalina en aumento hizo escuchar su voz Detrás de los Cerros, seguida de Sólo Eres Tú -el tema inédito más reciente la banda, lanzado apenas una semana antes. Tras ceder espacio a la protesta contra los feminicidios llegó el Silenciodedicado a Israel Ramírez Hernández, un fan recién fallecido, cuya familia pidió una mención para él y en la que el saxofón de Diego Herrera hechizo al inmueble de la Magdalena Mixhuca- Ayer Me Dijo Un Ave Que Volara -acompañada de fotografías de niños- y Mariquita.

Después, una de las plegarias más esperadas en el inmueble y más coreadas llegó: “Viento amárranos, Tiempo detente muchos años”, seguida de otra petición: “Cuéntame Tu Vida, cuéntamela toda…” y “Mátenme porque me muero…”. Previo al encore aparecieron Entre Tus Jardines, Miércoles de Ceniza, Afuera, Aquí No Es Así y, para la salida, Nos Vamos Juntos.

Caifanes

Caifanes. Foto cortesía Ocesa / Lulú Urdapilleta

 

Y en la oscuridad, el Domo de Cobre, trepidante, clamó por más. Una breve espera que fue concluida por el saxofón de Herrera, quien hasta un fragmento del Himno Nacional interpretó, lo que volvió a hacer que la multitud se uniera a una voz, que siguió así (en) Hasta Morir, e invadió cada rincón del Palacio de los Deportes en el tributo a los periodistas asesinados, en Te Lo Pido Por Favor, un homenaje al Divo de Juárez, Juan Gabriel; subir aún más el volumen -si eso es posible- para gritar: “No Dejes Que nos coma el diablo, amor…”, porque “somos una Célula Que Explota y esa no la paras…” y llegar al éxtasis y dar la salida a la adrenalina con algunos pasos de baile con la Negra Tomasa.

La euforia era tal, que mientras se despedía la banda del escenario, los fans no dejaron de cantar “Imagine all the people sharing all the world”, y, por un instante, Saúl Hernández se arrodilló e hizo reverencia a la audiencia. El quinteto desapareció poco a poco tras bambalinas, pero el canto seguía “You may say I’m a dreamer But I’m not the only one I hope someday you’ll join us And the world will live as one…”

 

 

También te recomendamos

Caifanes lanza nuevo tema: “Sólo eres tú”

Caifanes pospone shows por pandemia

En la pandemia, Caifanes le canta a los médicos

“México necesita unidad”: Caifanes

Caifanes estrena “Heridos”, su nueva canción

Caifanes: “A treinta años de su hora cero”

 

Y acerca del Covid-19…

Lanzan App y SMS para atender Covid-19 

Conoce a “Susana Distancia”

¿Qué es el COVID-19?

¿Qué tenemos que hacer frente al Covid-19?

 

Comentarios:

comentarios

(Visited 225 times, 1 visits today)