Por Alejandro Trejo Martínez

Tatuajes. Obras de arte como “si en lo mejor de su carrera, el Greco hubiese pintado miniaturas, no mayores que tu mano, infinitamente detalladas, con sus colores sulfurosos y sus deformaciones” y que, para ello, hubiera utilizado el cuerpo de este hombre.

Ese sujeto cubierto de tatuajes, todos hechos por una mujer que se anunciaba de la siguiente forma: “¡ILUSTRACIONES EN LA PIEL! ¡Ilustraciones, y no tatuajes! ¡Ilustraciones artísticas!”, se ha convertido en el eje central de 18 historias.

Sus ilustraciones cuentan 18 contextos: padres que tienen un cuarto de juegos para distraer a sus hijos; astronautas que quedan varados en el espacio exterior; aquellos que se encuentran en Venus y buscan refugiarse de la lluvia; el hombre que está lejos de su familia por largos periodos por su trabajo de astronauta.

O los niños del mundo que confabulan dentro de un juego llamado la invasión; la colonización de Marte o la noticia de que el planeta habitado se terminará. Todos con temáticas que, sin duda, exponen la imaginación de Ray Bradbury, el escritor estadounidense que se sumergió en la dicotomía de fantasía/realidad vista desde la ciencia ficción.

Así en El Hombre Ilustrado (1951), el novelista plasmó la naturaleza humana, en diferentes pasajes y circunstancias, la lucha entre lo novedoso y la percepción en las costumbres de las personas, y casi dos décadas después el hombre tatuado, el hombre al que ilustra tuvo una aparición en la pantalla grande, luego de que sus cuentos La pradera, La Larga Lluvia, y La Última Noche del Mundo fueron adaptados para el séptimo arte (1969).

Con esta gama de fascinantes historias, celebramos el centenario del escritor nacido el 22 de agosto de 1920 en Waukegan, Illinois, creador de relatos que despiertan la imaginación como Crónicas Marcianas, Las Ferias de las Tinieblas, su guión para cine de Moby Dick, así como cerca de 40 compilaciones de narraciones y unas 10 novelas.

Mención aparte merece Fahrenheit 451¸ su obra publicada en 1953 que narra una sociedad futurista en la que, paradójicamente a nuestro aún presente, los libros están prohibidos y los bomberos son los encargados de quemar cualquier ejemplar que encuentren. Todo un reflejo de una sociedad anti utópica.

Guy Montag es el bombero que, durante sus días de trabajo, lleva de la mano al lector. Su misión, quemar libros por orden del gobierno. Empero, un día conoce a una chica y, después del encuentro, el tragafuego comienza a cuestionarse si es feliz o no y si los libros son buenos o no. Para salir de dudas, un día, tras acudir a un llamado en una casa, decide robar un ejemplar.

La insolencia desata una persecución en su contra y un sinfín de peripecias, lecturas y reflexiones. Es así que Montag toma la decisión de huir para encontrarse con los protagonistas de la historia que renacen con la memoria de los libros.

¿Cuál es la temperatura a la que arde el papel de un libro? 451 Fahrenheit, nos ofrece una historia de un lúgubre y horroroso futuro donde leer está totalmente prohibido, una reminiscencia a Babelplatz, cuando en 1933  se convirtió en el escenario de una gran hoguera en la que se quemaron miles de volúmenes de diversos autores censurados por los nazis, como Karl Marx, Heinrich Heine o Sigmund Freud.

Ambas obras están disponibles en formato físico -que puedes obtener en cualquier librería- y electrónico -que puedes encontrar en plataformas, así como archivos libres en PDF en Internet-.

 

También te recomendamos

📚 #Librívoros | El ‘realismo sucio’ de Bukowski 

📚 #Librívoros | “El Proceso” de Kafka 

📚 #Librívoros | El Diario del Año de la Peste 

📚 #Librívoros | “La Peste” en tiempos de cuarentena

📚 #Librívoros | Los libros de Kobe Bryant

📚 #Librívoros | ‘Los Crimencitos impunes’, literatura y futbol

 

Y acerca del Covid-19…

Lanzan App y SMS para atender covid-19 

Conoce a “Susana Distancia”

¿Qué es el COVID-19?

¿Qué tenemos que hacer frente al Covid-19?

 

Comentarios:

comentarios

(Visited 41 times, 1 visits today)