* Cinco centenarios de sincretismo debido a la Conquista

 

Por Alejandro Trejo Martínez

Y finalmente, el 13 de agosto de 1521, sucumbe la gran Tenochtitlán. El día de San Hipólito, ce coatl del año yei calli, después de un sitio que duró 75 (y para algunos 93) días un sepulcral silencio cae en las ruinas del imperio más poderoso de América.

En este 2021 se cumplen 500 años de la debacle tenochca, el imperio que sometió a diferentes provincias haciéndolas sus tributarias. Un imperio que sin duda estaba condenado a terminar debido al hartazgo de las demás entidades subyugadas por el pueblo más fuerte de Mesoamérica: el Azteca.

La historia en los libros de texto nos narra la caída de Tenochtitlán bajo la crueldad de Hernán Cortés, ese personaje que lideró la conquista del territorio que hoy conocemos como México, particularmente el centro del país, y lo puso bajo el dominio de la corona española.

Creo que, como la mayoría de los mexicanos, el primer contacto que tenemos con esta parte de nuestra historia ocurre durante la formación primaria, a través de los libros de Historia de México, quizá en cuarto o quinto grado, y allí se nos narra cómo en 1519 Hernán Cortés llegó a las costas de Veracruz, las alianzas que hizo con los tlaxcaltecas, el saqueo a la ciudad, la huida, la noche triste y el nuevo ataque con el sitio que pusieron a la ciudad, a Tenochtitlán.

 

Justo en esa época, cuando estudiaba la primaria, mi papá llegaba con libros a casa después del trabajo. En ese tiempo, trabajaba para una editorial que le solicitaba sus servicios para la proyección de planos del nuevo edifico que albergaría sus oficinas, y como en algunas ocasiones le retrasaban su pago, le regalaban ejemplares para “aminorar” la impaciencia por su sueldo que ayudaría para darnos de comer.

Bajo esas circunstancias, recuerdo una obra que me impactó muchísimo, y no fue por su contenido ni por el título, sino por su apariencia en sí, pues mide -porque aún lo conservo-, 28 centímetros de alto por 22 de largo, de pasta dura, y cuando digo dura es literal, porque ¡es de madera! Este ejemplar, en coincidencia para lo que acontece es de la autoría de Bernal Díaz del Castillo: Historia Verdadera de la conquista de la nueva España.

Historia Verdadera de la conquista de la nueva España

Portada de “Historia Verdadera de la conquista de la nueva España”, de Bernal Díaz Del Castillo. Foto Alejandro Trejo

 

Un libro que comencé a leer en mi etapa de preparatoria, después de haber leído Las cartas de Relación de Hernán Cortes, obviamente por petición de mi profesor de Literatura Universal, quien nos recomendaría la obra de Bernal Díaz del Castillo para complementar la lectura.

Tarde años en terminarlo. Estaba en el último semestre de la carrera cuando leía las últimas líneas de esta obra que es un testimonio único sobre los hechos de la Conquista, una prosa que nos lleva a saber casi todo lo que se puede conocer de ésta.

Un libro extenso con el don único de Díaz del Castillo para saber contar y narrar sucesos, en el que plasmó los hechos gracias a una memoria tan rica y vital, que es una base obligatoria y de gran ayuda a los autores que le suceden.

730 páginas, algunas ilustradas, que nos ayudan a conocer la historia, pasajes y acontecimientos en la Conquista. Quizá pueda ser una lectura pesada; sin embargo, es muy enriquecedora y sin duda amplía a detalle el conocimiento que podríamos tener la mayoría, al no ser estudiosos del tema, acerca del desplome del Imperio de la triple Alianza.

Historia Verdadera de la conquista de la nueva España

Interiores de Historia Verdadera de la conquista de la nueva España”, de Bernal Díaz Del Castillo. Foto Alejandro Trejo

 

500 años de la caída de México-Tenochtitlán, la gran ciudad mexica. 500 años de un sincretismo debido a la conquista, donde el malo de la historia puede ser Hernán Cortés, un astuto y hábil negociador, ambicioso e implacable, un hombre que sin duda cambió la historia de México.

Por otro lado, si lo que buscas es conocer este proceso de manera resumida y amena, algo con una narración fácil y de lectura rápida, puedes acudir a Cara o cruz: Hernán Cortés, de Úrsula Camba y Alejandro Rosas, en el cual encontrarás la siguiente cita:

“Quien quiera que medite la obra de Hernán Cortés, de modo desapasionado (escribió Vasconcelos) comprenderá que merece, como nadie, el titulo que tanto se le ha regateado de padre de nuestra nacionalidad. De su sistemático empeño de aliar lo autóctono de lo español por la cultura y la sangre nació la Nueva España, que fue también un México nuevo, el México que es raíz del tronco vivo de nuestra personalidad internacional”.

Cara o Cruz - Hernán Cortés

Portada de “Cara o cruz: Hernán Cortés”. Foto Alejandro Trejo

 

 

También te recomendamos

Librívoros | Hemingway y el frente de batalla

📚 Librívoros | Las “Voces de Chernóbil” 

📚 Librívoro | Kurt Cobain y ‘El Club de los 27’

📚 Librívoros | El ‘Apocalipsis’ según King

📚 Líbrivoros | Basquiat: Dolor, drogas y amor en NY

📚 Librívoros | La felicidad de David Bowie

📚 Librívoros | La muerte tiene permiso

📚 #Librívoros | Los Corleone y su oferta irresistible

📚 Librívoros | Ray Bradbury, “El Hombre Ilustrado” 

#Librívoros | El ‘realismo sucio’ de Bukowski 

📚 #Librívoros | “El Proceso” de Kafka

📚 #Librívoros | El Diario del Año de la Peste 

📚 #Librívoros | “La Peste” en tiempos de cuarentena

📚 #Librívoros | Los libros de Kobe Bryant

📚 #Librívoros | ‘Los Crimencitos impunes’, literatura y futbol

 

Y acerca del Covid-19…

Lanzan App y SMS para atender covid-19 

Conoce a “Susana Distancia”

¿Qué es el COVID-19?

¿Qué tenemos que hacer frente al Covid-19?

Comentarios:

comentarios

(Visited 662 times, 41 visits today)