* Inventario I, compilación que contiene poemas impactantes que se vuelven revolucionarios

 

* Con gran influencia en el imaginario colectivo, la poesía del uruguayo se aprecia lo mismo en películas que en canciones

 

Por Alejandro Trejo Martínez

Alguna vez leí en un fanzine de rap, de esos que obtenías cuando paseabas por las bodegas aledañas al Tianguis del Chopo y en específico en la que se obtenía cualquier mercancía relacionada a ese género musical, que algunos raperos leían poesía, porque así ideaban cómo crear sus letras en rima y con una métrica específica, lo que me pareció atrayente y lógico.

Así comencé a interesarme en la poesía, de lo que había leído muy poco. En ese entonces estaba en mis años preparatorianos y me enfocaba en las lecturas “revolucionarias”, sin atender ese maravilloso mundo de la composición literaria de la medida y el verso.

En la investigación sobre este género literario me sumergí en un vasto acervo de Rosario Castellanos, Octavio Paz, José Emilio Pacheco, Jaime Torres Bodet, Jaime Sabines y Carlos Pellicer. Todos ellos mexicanos, con obras extensas y, hasta cierto punto, complejas.

Dentro de este inmenso océano encontré a un uruguayo: un profesor universitario que renunció a su cargo debido al Golpe de Estado en su país en 1973. De nombre Mario Benedetti, el poeta abandonó la nación y se mantuvo en el exilio por más de una década.

La primera referencia que tuve de su obra poética fue Inventario I, una compilación de poemas de 1950 a 1985, donde se pueden encontrar poemas impactantes que de igual manera se vuelven revolucionarios.

Dividido en “temáticas” que abarcan los periodos de creación de dichos poemas, así la primera parte corresponde al trabajo más reciente de ese entonces: Geografías 1982-1984, y en un orden cronológico descendente, puedes recorrer los Vientos del exilio, Las Cotidianas, La Casa y el ladrillo, Poemas de otros, Letras de emergencia, Quemar las Naves, A ras del sueño, Contra los puentes levadizos, Próximo prójimo, Noción de patria, Poemas del hoy por hoy, Poemas de oficina y Solo mientras tanto.

Con gran influencia en el imaginario colectivo, la poesía y obra de Mario Benedetti se puede apreciar y disfrutar, lo mismo en películas que en canciones, como es el caso de la cinta argentina La Tregua, de 1974, basada en la novela homónima, con un remake mexicano de 2003. En tanto, el cuento El Olvido, fue la inspiración para el guión del largometraje Dale nomás, de Osías Wilenski en 1974.

En 1984 surge Gracias por el fuego, un filme cuyo guión tiene origen en la novela homónima publicada por primera vez a mediados de la década de los 60; y tres décadas después, en 1992, el cineasta argentino Eliseo Subiela hace que el poeta uruguayo aparezca en su filme El lado oscuro del corazón recitando en alemán Corazón Coraza, una pieza que también Eduardo Darnauchans interpreta en su disco Canción de Muchacho.

También Pablo Milanés volvió canción el poema Hombre preso que mira a su hijo, y el cantautor español Luis Pastor musicalizó Vamos juntos.

Joan Manuel Serrat hace lo propio con los poemas Curriculum y Los Formales y el frío; mientras que la frase “las cosas más triviales se vuelven fundamentales”, del poema Todavía, es reconocible en la canción Opio de los Héroes del Silencio.

Una extensa obra de Mario Benedetti, de los géneros narrativos, dramáticos y poéticos, se encuentra en el periodismo y la música, incluso hay discos con poemas leídos por el mismo poeta.

Este septiembre, específicamente el día 14, se celebra el centenario del natalicio del también escritor, dramaturgo y periodista, integrante de La Generación del 45, un grupo que fue un fenómeno político, social y cultural en la sociedad intelectual uruguaya.

En mi caso, se volvió un libro de consulta en esos tiempos de Preparatoria. Escribir una carta romántica con un poema de Benedetti fue un lugar común en mi juventud, y ahora que se cumple el centenario de su nacimiento, releer este compilado es una agradable reminiscencia del momento en que me hice lector de poesía.

Sin duda, al leer el Inventario I son perceptibles los estados de ánimo que pasaba el autor y las etapas históricas que influyeron en la poesía plasmada; se van abriendo puertas y “creando con palabras puentes indestructibles” que, en mi caso, contribuyeron a que la lectura de la poesía se volviera un hábito, sin importar si ayuda a raperos a crear canciones o imaginar métricas.

 

También te recomendamos

📚 | Ray Bradbury, “El Hombre Ilustrado” 

#Librívoros | El ‘realismo sucio’ de Bukowski 

📚 #Librívoros | “El Proceso” de Kafka

📚 #Librívoros | El Diario del Año de la Peste 

📚 #Librívoros | “La Peste” en tiempos de cuarentena

📚 #Librívoros | Los libros de Kobe Bryant

📚 #Librívoros | ‘Los Crimencitos impunes’, literatura y futbol

Y acerca del Covid-19…

Lanzan App y SMS para atender covid-19 

Conoce a “Susana Distancia”

¿Qué es el COVID-19?

¿Qué tenemos que hacer frente al Covid-19?

Comentarios:

comentarios

(Visited 77 times, 1 visits today)