* La banda hizo un recorrido por todos sus discos

 

El eufórico grito “¡Te amo, León!”, de una fanática, resumió el entusiasmo con el que Zoé fue recibido en su regreso a los escenarios capitalinos la noche del viernes, en el marco del lanzamiento de su nuevo álbum Aztlán. “Yo también, yo también”, contestó el vocalista con una sonrisa, lo que desató los gritos de miles reunidos en el Auditorio Nacional, quienes no dejaron de corear cada una de las piezas que interpretó el quinteto.

La canción Cuidadito, en voz de María Victoria, minutos después de las 21:30 horas anunció el arranque de las presentaciones del grupo en la Ciudad de México este fin de semana. “Estamos muy contentos. Es la segunda fecha de la gira” (la primera fue en Guadalajara, Jalisco), un lugar lleno de amigos, de fans, de familia, dijo Larregui tras cantar Venus, cuarto track de su sexto material de estudio; al cual siguió el primer sencillo Azul.

Entonces, un cielo estrellado apareció encima del escenario para acompañar el tema No Hay Mal Que Dure, que también se desprende del más reciente disco, y en el que, además, los juegos de luces junto a una pirámide -formada por diversas pantallas de leads- colocada sobre la banda, sorprendieron al público con grandes efectos visuales, muestra de su nueva producción y que son una parte primordial del espectáculo.

 

Fotos Cortesía Ocesa / Chino Lemus

 

El clamor “¡Zoé, Zoé, Zoé, Zoé!” desde las butacas, acompañado de una cascada de luces de celular que grababan en todo momento, sirvió para elevar la temperatura, mientras sonaban las notas de 10 AM -del disco Prográmaton-; seguida de Últimos Días -del álbum Reptilectric-, en la que Rodrigo Guardiola (batería), Sergio Acosta (guitarra), Ángel Mosqueda (bajo) y Jesús Baez (teclados) fueron proyectados en la pantalla central, y rematada con “una de antaño”: Nada, que llevó la adrenalina de los diez mil congregados en el Coloso de Reforma al máximo nivel, quienes canalizaron esa energía en un coro multitudinario.

A partir de ese momento, el entusiasmo sólo fue en aumento. Otro clásico: Poli, y de vuelta a Aztlán, “vamos a estrenar -dijo León-, bueno, a tocar en este recinto” Al final; a lo que siguió un viaje relámpago al pasado, sólo 12 años, de la mano de Paula. Después, otro cielo estrellado volvió a ubicar al público en esta última década bajo la melodía del Arrullo de Estrellas y Andrómeda; y en medio del éxtasis, llegó la declaración a León, quien después de corresponder, prosiguió con Fin De Semana.

 

León Larregui, vocalista de Zoé. Foto Cortesía Ocesa / Chino Lemus

 

Una vuelta al presente con Oropel, en la que el intérprete de Brillas se bajó por primera vez del proscenio para estar cerca de los fans que se agolpaban en primera fila; la fiesta siguió con Renacer, una de las “preferidas” del vocalista, según dijo, y en la que tuvieron como invitado a Demián (Gálvez) de Centavrvs, quien también colaboró en el nuevo disco, en el que “se aventó una guitarra impresionante”. Ambos temas del sexto álbum.

Entonces, la banda se ubicó en la Vía Láctea, una pieza dedicada a “Natalie”, en la que miles acompañaron a la voz de León; y a la que siguieron Miel, “una más viejita todavía, creo que es del primer disco”, y Labios Rotos, en cuyo inicio hubo una falla técnica; mientras que Hielo, segundo sencillo de Aztlán, fue la canción que sirvió para cerrar la primera parte del show. “Es una noche maravillosa. Agradecemos su presencia y todo”, dijo León antes de que Zoé abandonara el entarimado.

 

Foto Cortesía Ocesa / Chino Lemus

 

Una cortina de humo en tonos verdes sirvió para mantener expectante al público, que no paraba de llamar a sus ídolos con ovaciones, durante el breve receso. Minutos después, volvieron para interpretar varios de sus éxitos: Reptilectric, Luna; otra “de esas otras viejas conocidas, (que) va a hacer feliz a mucha gente”, dijo Larregui como introducción a No Me Destruyas, Temor y Temblor, y Soñé, para finalizar, arropados por la voz de miles -adolescentes y adultos- que cantaron al unísono, Love.

“¡Gracias por una primera gran noche!”, publicó la banda en su página oficial en Facebook; mientras se preparan para la segunda presentación, como parte de la gira para promover Aztlán este sábado. El domingo 10 de junio también ofrecerán otro concierto en el Coloso de Reforma.

 

Foto Cortesía Ocesa / Chino Lemus

 

Para estos shows, cuyas localidades se encuentran agotadas desde hace varias semanas, el grupo tiene como invitadas para abrir a las bandas Yo Camaleón e Indios, respectivamente. La noche del viernes la artista invitada fue la californiana Andrea Franz.

Zoé volverá a la Ciudad de México el 7 de diciembre para ofrecer un concierto en el Palacio de los Deportes, en tanto, continuará su gira por el resto de la República Mexicana, con las siguientes fechas y plazas:

14 de junio, San Luis Potosí

15 de junio, León

16 de junio, Morelia

21 de junio, Puebla

22 de junio, Veracruz

23 de junio, Xalapa

28 de junio, Toluca

29 de junio, Toluca

06 de julio, Torreón

07 de julio, Chihuahua

13 de julio, Mérida

14 de julio, Cancún

27 de octubre, Tijuana

01 de diciembre, Oaxaca De Juárez

El quinteto viajará a España y Londres en julio; mientras que en septiembre visitará Bolivia, Ecuador, Colombia y Costa Rica. En noviembre se presentará en Chile y Argentina.

Para mayor información del grupo ve a http://zoetheband.com/, www.facebook.com/Zoeoficial y @zoetheband.

 

 

También te recomendamos:

Zoé devela álbum con su show sorpresa en CDMX

Comentarios:

comentarios

(Visited 85 times, 1 visits today)