* “Estado Feminicida”, denuncian en el set de Pussy Riot

 

* “Todavía faltan 43”: Residente

 

* “Necesitamos la música para sobrevivir”: Panteón Rococó

 

* Gorillaz muestra su poderío y compensa más de 15 años de ausencia

 

Protestas contra la corrupción, el recuerdo de los miles de desaparecidos -entre ellos una mención especial para los 43 normalistas de Ayotzinapa y las muertas de Juárez-, así como la defensa de la libertad de expresión fueron algunos de los clamores sociales que se entrelazaron con más 20 horas de música que ofreció la 19ª. edición del Vive Latino, realizada el 17 y 18 de marzo en el Foro Sol, en la que las presentaciones de Panteón Rococó, Gorillaz, Molotov, Queens Of The Stone Age, Residente y Morrissey fueron de las más concurridas; y la del grupo punk Pussy Roit, una de las más llamativas.

A dos décadas de debut, el Festival Iberoamericano de Cultura Musical Vive Latino ha trascendido las fronteras de la convivencia musical y, desde hace algunos años, los posicionamientos ante los aconteceres político/sociales, ya sea del país o del continente, tanto de bandas como de asistentes, también se hacen presentes durante el encuentro.

Esta edición no fue la excepción y el grupo ruso de punk Pussy Riot fue el que cerró la segunda jornada con el mensaje más significativo, al dedicar algunos minutos de su set, en voz de una activista anónima, al repudio contra la violencia, expresada en diversas formas en México y Latinoamérica, como el feminicidio, las desapariciones y el machismo.

“Por las siete mujeres que mueren al día brutalmente asesinadas en este país, por las mil 777 cruces rosas de Ciudad Juárez (Chihuahua), por los cientos de miles de familias en México y América Latina devastadas por la ausencia de nuestras desaparecidas y desaparecidos; por nuestras periodistas y activistas asesinadas; por Marielle Franco (consejera municipal del Partido Socialismo Libertad en Brasil)”, leyó la invitada al proscenio, quien cubrió su rostro con un pasamontañas, como las mujeres indígenas zapatistas de Chiapas, a quienes también recordó, porque “están en resistencia. Por la libertad de expresión, aquí, en Rusia y en cada rincón del mundo. Levantemos nuestra voz”.

 

 

Entonces, la música sonó en todo lo alto en la Carpa Doritos Bunker, mientras diversas personas, con el rostro cubierto, salieron al escenario a realizar un performance frente a cientos de seguidores que no pararon de bailar al ritmo del beat, mientras ondeaban una bandera con la leyenda. “Pussy is the new dick”

Casi a mitad del show, Nadya Tolokónnikova, líder de la agrupación manifestó su rechazo a la cuarta reelección del presidente de su país, Vladimir Putin, consumada ese día: “hicimos está banda porque no lo queríamos (a Putin), pero de repente (el grupo) se volvió un movimiento internacional, y de hecho, cualquiera puede ser una Pussy Riot, ustedes pueden ser una Pussy Riot”. El público le contestó con una ovación.

Mensajes como “Poder”, “Un caso criminal fabricado”, “Corrupción”, aparecieron en los visuales que el dueto proyectó durante su presentación, en la que interpretaron temas como Police State, Bad Apples y Straight Outta Vagina, tema con el que cerraron y en el que nuevamente aparecieron diversas personas sobre el entarimado, aunque ahora portando unas mantas con las leyendas: “Estado Feminicida”, “Ni una menos” y “Vivas nos queremos”, estas dos últimas son consignas lanzadas por diversos colectivos feministas para protestar contra el feminicidio.

 

 

Antes, en el escenario Indio casi a tope, Residente recordó, con micrófono en mano y como introducción al tema El Aguante , que no se olvida que “todavía faltan 43”, en referencia a los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos el 26 y 27 de septiembre de 2017 en Iguala, Guerrero.

El cantante boricua, quien inició su presentación con el sencillo Somos Anormales y se dijo “cabronamente contento de estar acá” (en el Vive Latino), también denunció los abusos que sufren los artistas respecto de sus obras, antes de cantar Calma Pueblo, canción con la que desató los brincos y el baile: “Ya saben que la industria de la música se ha expandido bastante y ya no se queda en los sellos disqueros, sino que ha crecido. Hasta los cabrones de Google tienen parte de esto.

“Durante mi carrera he tenido gente que me ha ayudado a que la música que hago salga pa’l frente. Es bien jodido porque cuando quieres hacer cosas verdaderas, con total honestidad, te la ponen difícil. Todo el mundo ahí. No sé, parece que hay gente a la que le preocupa que los artistas sean honestos y les jode eso.

“Pero este tema lo escribí pensando en los hijos de la gran puta de la industria musical que joden la música y para todo son números. Y ya no importa que piensa la gente, lo que importa es cuántos seguidores tienes, cuantos ‘views’ tienes en Youtube. Ya no ponen el título de la canción, lo que ponen son 120 millones de ‘views’. A esos cabrones les dedico este tema”, dijo el ex Calle 13, quien también interpretó Baile de los Pobres y Desencuentro -con una introducción de Cielito Lindo al piano, entre otros temas.

 

Vive Latino 2018 - Residente

Residente. Foto Cortesía Ocesa / Lulu Urdapilleta

 

¿Qué pasó con los 43?”

Sin embargo, los reclamos por los desaparecidos estuvieron presentes desde la primera jornada del encuentro musical, y en el mismo escenario Panteón Rococó también exigió, un día antes, conocer el paradero de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, en Guerrero.

“Ya lo sabes Vive Latino… a ustedes, como jóvenes, y a nosotros nos corresponde realmente tomar las riendas del asunto y entender que antes de que se vaya Enrique Peña Nieto nos tiene qué explicar qué pasó con los 43”, expresó Dr. Shenka, el vocalista del numeroso grupo; mientras que el público, al escuchar el nombre del Ejecutivo Federal lanzaba una rechifla. “Nos tiene que explicar ¿por qué todo su séquito de gobernantes corruptos y rateros nos recibe castigo alguno?” remató. Entonces, comenzaron las Hostilidades.

La protesta social había iniciado un poco antes, con el puño izquierdo en alto, mientras sonaba Marco’s Hall: “Esta noche nos toca gritar a todos que estamos hartos de tanta sangre, de su cinismo, de su corrupción, de su indiferencia, que demostramos que con esta unión los mexicanos podemos salir de ésta”.

Así, con la adrenalina a tope, la banda oriunda de la CDMX armó la fiesta en la explanada del Foro Sol, que pareció insuficiente para dar cabida a miles que buscaban gozar de su energética propuesta musical, la cual incluyó temas como No te detengas, Arréglame el Alma, Borracho, Fugaz -junto con Rubén Albarrán, vocalista de Café Tacvba, quien desató una ovación de la audiencia- y Vendedora de Caricias.

 

Vive Latino 2018 - Panteón Rococó

Panteón Rococó. Foto Cortesía Ocesa / Lulú Urdapilleta

 

Poco antes de su salida al escenario y en conferencia de prensa, la agrupación se dijo “contenta” de volver al festival “como ‘headliner’” después de cinco años. “Panteón ha crecido también con el Vive Latino. Somos de las pocas bandas que hemos tenido la oportunidad de estar en muchas de las ediciones (del encuentro musical). Llevamos nueve de 19”, dijo Dr. Shenka.

Sobre el entarimado, el grupo recordó “los viejos tiempos, aquellos en los 90 donde probábamos estadios de Ciudad Universitaria y la Rita Guerrero (vocalista de Santa Sabina, de quien una semana antes se conmemoró su séptimo aniversario luctuoso) nos convocaba a participar y hacer de todo eso una experiencia autogestiva. Y después de esos festivales nació el Vive Latino como inspiración”.

Entonces, pidió a sus seguidores “abrir un par de círculos muy grande, muy grande, donde quepan hombres, mujeres, donde quepamos todos, donde podamos saber qué si te pegan, si te toca un codazo, un rozón, pues no te tienes que encabronar. Ya deben de haber aprendido que el slam se baila de esa manera. Aquí, en el festival, nos cuidamos entre todos” y remató: “la Ciudad de México no tiembla, sus cabrones ciudadanos la hacemos temblar”, como ocurrió con el tema Acábame de matar, con el que las gradas y la pista se cimbraron al ritmo de ska. Siguieron La Dosis Perfecta y Toloache Pa’ Mi Negra.

En medio de su presentación, ‘El Panteón’ -como le llaman sus seguidores- expresó: “estamos celebrando la música, el ser jóvenes… hay que darnos cuenta qué necesitamos a la música para sobrevivir; encontrarnos en ella le da un valor más profundo” y saludó a las nuevas generaciones, “hay mucha juventud que tiene que tomar responsabilidad de lo que pasa en nuestro entorno, nuestra realidad, nuestro país”; mientras sonaban las primeras notas de La Carencia, que anunciaba un frenético final.

Poco después, el grupo Molotov tomó el mismo proscenio para interpretar clásicos como Frijolero -en el que gritaron “¡Viva América Latina!”- y Gimme The Power, los cuales proyectan problemas como la migración, la discriminación, así como altas dosis de crítica social y política. También sonaron Amateur, Oleré y Oleré el UHU, Chinga Tu Madre, Fuga, Marciano, entre otras más.

 

Molotov. Foto Cortesía Ocesa / José Jorge Carreón

 

La ‘lluvia de basura’ y los Gorillaz

El sábado el ocaso marcó el inicio de la fiesta con el colectivo Rock En Tu Idioma Sinfónico Volumen II, que con temas de los 80’s y 90’s hizo saltar y bailar a cientos, congregados en la explanada principal del Foro Sol.

Beber De Tu Sangre, Solo Por Hoy, Corazón de Neón –con la presencia de Javier Gurruchaga de la Orquesta Mondragón- y Alarmala de Tos -con Sergio Arau al micrófono, quien pidió antes de cantar: “¡Voten por mí!” elevaron la temperatura.

Aunque fue El esqueleto, de las Víctimas del Dr. Cerebro, la cual llevó a tope la adrenalina; sobre todo cuando ‘El Abulón’ pidió “la clásica lluvia de basura”, y acto seguido, vasos, cajas, bolsas, donas y líquidos volaron por los aires. Después tomaron Carretera, con Cecilia Toussaint -quien celebra 40 años de carrera- conduciendo desde el micrófono.

Una vía relajada que sirvió para recuperar un poco de energía, pues “para gozar, hay que bailar” y mientras suenan las primeras notas de Paquita Disco, Héctor Quijano y Lino Nava de La Lupita aparecen sobre el escenario; después, pasaron la estafeta a los Aterciopelados con El Bolero Falaz, que decidió su lugar a José Fors, de Cuca, quién sin tregua, cerró con El Son del Dolor.

 

El colectivo Rock En Tu Idioma. Foto Cortesía Ocesa / Lulú Urdapilleta

 

Acto seguido, el ambiente quedó más que listo para Morrissey, cuya presentación generó gran expectativa, luego de que en 2013 canceló su actuación en este mismo festival solo a unas horas de que arrancara la edición XIV. El set del cantante británico incluyó la proyección de un rostro pintado como una Catrina, con la leyenda (en inglés) “la carne es asesinato”; además, desde una hora antes de que pisara el escenario la venta de alimentos “de origen animal” -hot dogs, hamburguesas, pizzas y tacos- fue suspendida.

Con temas como Suedhead, How Soon Is Now?, I wish You Lonely y Everyday Is Like Sunday, el artista de 58 años cumplió a sus fans, con quienes se volvió a reencontrar prácticamente a un año de su última visita al país, cuando ofreció un show en el Palacio de los Deportes.

 

Morrissey. Foto Cortesía Ocesa / César Vicuña

 

El domingo, el cierre de la décima novena edición del Vive Latino devino una fiesta llena de beats, rap, hip-hop, rock y personajes virtuales sobre el escenario. Después de que los estadounidenses Queens Of The Stone Age salieron del escenario principal, los ansiosos fans y los que no lo son, esperaron a Noodle, Murdoc, 2-D y Russel -los integrantes virtuales de Gorillaz- con las luces de celular prendidas, convirtiendo las gradas en cascadas luminosas que desembocaban en una atiborrada pista que parecía infinita.

Apenas aparecieron Damon Albarn -con una máscara de El Santo- y el resto de los músicos -todos con máscaras de luchadores- sobre el escenario, la ovación y los gritos de júbilo no se hicieron esperar. “Mexico!”, fue el primer gritó que conectó a la banda con la audiencia.

 

Gorillaz. Foto Ocesa / César Vicuña

 

Un niño, de alrededor de 8 años, sobre los hombros del adulto que lo acompañaba, miraba entusiasta hacia el entarimado. Una vez iniciado el show, y sabedor de que gozaba de un sitio privilegiado para disfrutar de la pantalla (ante la imposibilidad de ver de frente el escenario), no paró de cantar y ‘bailar’ -dentro de lo posible- cada tema.

Albarn, fundador y uno de los cerebros detrás del cuarteto virtual, se mostró de buen humor. “¡Viva México!”, gritó en español, mientras la multitud le respondió con “¡Damon, Damon!” La emoción desbordada del público hizo bajar del entarimado al también vocalista de Blur en dos ocasiones.

 

Gorillaz. Foto Cortesía / César Vicuña

 

Tomorrow Comes Today, Saturn Barz, On Melancholy Hill, Andromeda, Dirty Harry, Strobelite, fueron algunas de las piezas que sonaron, mientras en el escenario ocurría un desfile de artistas para dar voz a los cuatro Gorillaz y en las pantallas, los visuales se sucedían unos a otros ofreciendo un espectáculo sin igual que envolvió a los miles de asistentes, quienes no se movieron de sus lugares hasta que no concluyó el show, de una hora y media de duración.

El éxodo a otro escenario o a casa podía esperar. Los Gorillaz estaban en tierra azteca, a más de una década de su primera visita, y los fans recibían su recompensa, con creces, por tan larga espera.

 

 

Otros Datos:

Sábado:

* Chicano Batman prendió a la concurrencia en el escenario AT&T.  En conferencia de prensa, la agrupación angelina dijo que le “damos con todo en cualquier escenario, sea con Jack White o con los Alabama Shakes, nos ha ayudado mucho a hacer gira con esa gente a EU y hemos brincado un poco a la escena indie en Estados Unidos. (En ese país) somos cuatro latinos. Entonces, allá dicen ‘es bastante bueno para ser cuatro latinos’. Siempre hay esa nube encima de nosotros, mientras que la banda piensa: ‘hay que abrir la periferia al mundo del rock para que todos vean exactamente lo que estamos hacemos, mezclando cultura, ritmos. Aquí nos sentimos muy bien tocando para la raza, para ustedes, que son nuestra gente. Pero, por ejemplo, podemos tocar Coachella o festivales grande allá y todavía sigue esa nube por donde sea que vamos. Todos aquí estamos trabajando para esa igualdad”, expresaron sus integrantes.

* Enjambre congregó a miles, que soportaron el sol a plomo, en el escenario Indio, donde interpretó temas como Manía Cardiaca y Tercer Tipo.

 

Domingo:

* La banda tapatía Cuca puso a punto de ebullición el ambiente con temas como Hijo del Lechero, Arre Lulu, Alcohol y Rock & Roll, que dieron paso al slam. “El 14 de febrero cumplimos 28 años”, dijo el vocalista José Fors, arrancando una ovación del público.

* La Banda Bastön, en el escenario AT&T, puso a cientos a cantar y bailar con su propuesta de hip-hop. Una de las invitadas especiales fue Denise Gutiérrez.

 

Por lo pronto, los organizadores anunciaron que ya están “trabajando rumbo al #VL19”, año en el que festival celebrará su vigésimo aniversario. ¡Prepárate!

 

 

También te recomendamos:

Desplegará Vive Latino 2018 talento de 18 naciones

El Parque del Vive Latino: Arte, Cultura y Diversión

Vive Latino 2018 a la vanguardia: Habrá cashless

Turirock hará parada en el Vive Latino

Ofrecerán transporte nocturno por Vive Latino

Contra los muros, Vive Latino 2017

Vive Latino 2015: Euforia y Protestas Sociales

Comentarios:

comentarios

(Visited 196 times, 1 visits today)