* “Necesitamos más hombres y menos machos”: Caifanes

 

* También se recordó a Ayotzinapa, a Rubén Espinosa y a Rockdrigo

 

* Máximas rechiflas a Donald Trump y a los políticos ‘huachiculeros’

 

* Óscar Chávez y LP debutaron en el festival con escenarios llenos

 

A dos décadas de su primera edición, el Vive Latino “sigue manteniendo ese espíritu, muy urbano, muy de la gente”, celebró Emmanuel del Real, Meme, tecladista de Café Tacvba, sobre el encuentro musical, cuyos escenarios el fin de semana pasado fueron escaparate para lanzar un llamado en pro de las mujeres -“Necesitamos más hombres y menos machos”, “El futuro es femenino, fueron algunas de las frases lanzadas desde los entarimados-, expresar el apoyo al aborto legal, para recordar con empatía a los migrantes centroamericanos y el rechazo a Donald Trump, protestas entrelazadas con las decenas de ofertas musicales que se dieron cita en el Foro Sol.

Grupos con gran trayectoria, tanto fuera como dentro del festival, como Café Tacvba, Caifanes, El Gran Silencio, El Tri y el solista Óscar Chávez, lo hicieron patente con sus abarrotadas presentaciones, igual que Los Viejos, Sonido Gallo Negro, Laura Pergalazzi, famosa cantante angloparlante mejor conocida como LP, entre otros, con una carrera menos experimentada, pero que también lograron desbordar sus respectivos escenarios, durante las dos jornadas del encuentro musical.

Alguien disfrazado de ‘El Santo’ recorre en las alturas, con ayuda de un arnés, el Foro Sol, el 16 de de marzo de 2019. Foto Cortesía Ocesa / Lulú Urdapilleta

 

“Una nueva generación de rocanrroleros nos contempla”

“Siempre, el público joven es el que renueva todo el festival, a los grupos, a nosotros”, había dicho Meme, tecladista de los tacvbos, previo a su participación en esta edición del Vive, la cual registró una asistencia de 90 mil por día, según cifras de los organizadores. “Entonces, seguir manteniendo esa relación con los asistentes jóvenes y memorias con nuestra generación o mayores, nos hace sentir que realmente nuestra música tiene algún sentido también”.

En las presentaciones de Café Tacvba “fuimos viendo, de a poco, como iban apareciendo nuevas generaciones”, dijo el también guitarrista, un fenómeno que también sucede en El Vive, donde en los escenarios más atiborrados, en los últimos años, se puede observar público en carreola -como ocurrió en esta edición con los tacvbos– o en hombros de adultos coreando las rolas -como fue en el caso de El Tri-, así como jóvenes de 20 años y treintañeros haciendo coros a Óscar Chávez en su interpretación de Perdón.

La sorpresa de la primera jornada del encuentro musical fue LP, a quien la Carpa Doritos le quedó chica. Minutos antes de que la compositora estadounidense saliera a escena, el foro ya lucía lleno, por lo que una eufórica muchedumbre le dio la bienvenida a tierra azteca. Los cientos de jóvenes, con celular en mano para grabar, no dejaron de corear sus canciones –Dreamcatcher, When We’re High, When I’m Over You, Someday, Recovery, Shaken, Special, Lost In You-, celebrar sus silbidos y responder con gritos sus intervenciones, ya fuera para saludar a sus fans -“¡Hola México!”, “Wow, wow, wow, Vive Latino”-, o agradecer la respuesta a su show -“Oh muy gush, ¿Cómo están? Muchas Gracias. Todo el día, me han estado preguntando cómo pensaba que sería esto, pero no se compara. Es muy hermoso. Estoy conmovida. Es un honor”, dijo-.

Además, la presentación del cantautor Óscar Chavez, quien debutó en este festival, atrajo con sus boleros, corridos y “viejas canciones carcelarias” a cientos de jóvenes a la plataforma Escena Indio, donde sorprendió a su público con su invitado especial: Doctor Shenka, vocalista de Panteón Rococó, que rindió tributo “de parte del rock nacional al maestro”, durante su interpretación de Fuera del Mundo.

 

Temas como La Llorona, Prisionero De Tus Brazos, Margarita y Petróleo hicieron gritar al público, a quien Chávez advirtió: “voy a hablar poco. Si hablo poco, cantamos más”. Después explicó: “Tengo una queja hermosísima y con todo cariño. Cuando nos invitaron nos dijeron (que tenía) 70 minutos para cantar”, pero la decisión final de los organizadores fue que el llamado Caifán Mayor dispondría sólo de 50 minutos, así que “mejor nos apuramos, porque si no, nos apagan antes”, bromeó antes de proseguir con La Bruja.

El cantante de 83 años concluyó su participación con Hasta siempre, comandante, Perdón y Por Ti -acompañadas por coros multitudinarios-, además de Macondo, que inspiró a la multitud a acompañarlo con palmas, unos, con celulares en alto, otros.

 

“¡El futuro es femenino!”

Por la noche y después de la actuación de Fobia en el escenario principal, donde la banda liderada por Leonardo de Lozanne, celebró sus 30 años de trayectoria con Pastel, su más reciente gira, Caifanes tomó la plataforma, desde la cual lanzaron todos sus éxitos.

“Bienvenida raza a este festival, tu historia, tu ciudad y tu vida. 20 años de Vive Latino. Un aplauso a este hermoso festival. Saca tu fuerza, tu magia… No más mujeres asesinadas. Necesitamos más hombres y menos machos. Necesitamos hombres que trabajen para el pueblo, para la sociedad. Te necesitamos a ti, que tú eres quien va a cambiar el curso de la próxima transformación. Mucha luz”, expresó Saúl Hernández previo a interpretar Antes de que nos olviden.

La banda, que en algún momento, durante el show mostró en la enorme pantalla la imagen del fotógrafo Rubén Espinosa, asesinado en la Ciudad de México en 2015, también presentó en vivo Heridos, su primera canción inédita en 25 años.

 

Foto 15. Caifanes recordó, en su set del 16 de marzo, al fotógrafo Rubén Espinosa, asesinado en la Ciudad de México el 31 de julio de 2019. Foto Cortesía Ocesa / César Vicuña

 

Su actuación la iniciaron con Metamorféame, desde la cual se percibieron problemas de audio que se mantuvieron durante todo el show y que hicieron, en ocasiones, imperceptible la voz de Hernández. Aun así, el público respondió con euforia y coreó todos los temas: Aviéntame, Amanece, Viento, Mátenme Porque Me Muero, No Dejes Que…, Nubes, Los Dioses Ocultos, Nos vamos juntos, entre otras.

“La gente es la que canta. Es un karaoke nada más. De todos modos, Caifanes sigue siendo Caifanes, escucha la música. Su presencia sigue siendo la misma”, decían algunos asistentes, que también ovacionaron la participación de Óscar Chávez, quien interpretó nuevamente Por Ti.

“¡Ni una más!”

Durante la segunda jornada del maratón musical, la bandera en pro de las mujeres la retomaron El Tri y Café Tacvba. La primera banda, en plena celebración de sus 50 años, hizo estallar a los convidados al festejo, primero con la aparición del luchador Escorpión Dorado en el entarimado, para cantar Todo Me Sale Mal.

Para la interpretación de Contigo Me Conformo, Chela Lora, esposa del cantante, subió al proscenio, mientras Alex invitaba a los asistentes a saltar. En las pantallas, apareció la imagen de una chica en silla de ruedas, que fue cargada por los aires para que disfrutara la actuación del grupo, mientras agitaba una bandera de México, acción que fue celebrada por la multitud que atiborró el escenario Indio.

Alex Lora expresó: “Ha habido un chingo de asesinatos de mujeres, de abusos contra las niñas”, vamos a dedicarle esta rolita, pero antes, Chela pidió “a todas las chavas con el puño en alto, para que se sienta el poder de las mujeres” y mandó un mensaje al gobierno mexicano: “No queremos una muerta más. Ya estuvo suave, necesitamos un escarmiento para esos hijos de la chingada que están matando a nuestras mujeres. ¡Ni una más!, ¡Ni una más!”, gritó, mientras los acordes de Otra Muerta Más invadieron el foro.

La euforia, los vasos con líquidos varios lanzados al aire, los brincos y los gritos prosiguieron luego de que el líder de la banda, Alex Lora, sacó una máscara del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la restregó contra sus genitales. “Dice que somos marihuanos, que somos violadores. ¡Que chingue a su madre!”, gritó el cantante mientras la rechifla sonó en el escenario principal del inmueble de la Magdalena Mixhuca. Entonces, sonó la canción Donald Trump no nos quiere, mezclada con un fragmento de Metro Balderas.

 

Alex Lora expresó su rechazo a Donald Trump, presidente de Estados Unidos, durante su show en el Festival Vive Latino el 17 de marzo de 2019. Foto Cortesía Ocesa / César Vicuña

 

La legendaria estrella rockera mexicana también pidió un “saludito” para “nuestros queridos gobernantes. A nuestro pinche gobierno culero que nos ‘huachiculea’. Todos los políticos son huachiculeros…”, frase que entonó al unísono la multitud. “Creo que es muy justo, ahora que nos acaban de subir la gasolina, que le mandemos un saludito a nuestros queridos gobernantes, a nuestro pinche gobierno de mierda, que se oiga hasta el Zócalo, que se oiga en toda la República”. Entonces, el grito “Eeeeeeeeeh, ¡Puto!”, resonó en el Foro Sol, como preámbulo a Abuso de Autoridad.

“Una nueva generación de rockanrroleros nos contempla. Un chingo de chavitos están en la tocada con sus papás. No sé si los chavitos traen a su papás, o los papás traen a los chavitos. Un abrazo a las auténticas familias rockanrroleras”, gritó mientras la multitud celebraba con una ovación, que dio paso a Queremos Rock, enlazada con El Niño Sin Amor, la cual concluyó con el gritó: “¡Que chingue a su madre la violencia!

“¡Aplausos, chingada madre! Si no aplauden, chinguen a su madre. Es más, algunos aunque aplaudan”, sentenció mientras daba pie a Pobre Soñador, una rola que dedicó a todas “las nenas que vinieron a rockanrrolear al Vive Latino. Las que no vinieron que chinguen a su madre. Pinches viejas fodongas, se quedaron en su casa viendo la pinche novela”. A lo largo del tema, las gradas se iluminaron con los celulares encendidos, pues el sol dejaba paso a la noche. El quincuagenario grupo también interpretó fragmentos de temas como La Vida No Vale Nada, Cielito Lindo, México Lindo y Querido, así como Triste Canción de Amor y Chavo de Onda.

 

Algunos asistentes en sillas de ruedas al encuentro musical fueron levantados en brazos para que pudieran gozar de los shows, como el caso de este chico durante el show de El Tri, en el escenario Indio el 17 de marzo de 2019. Foto Cortesía Ocesa / César Vicuña

 

Más tarde, Café Tacvba tomó el mismo entarimado y la misma protesta durante los “saludos parroquiales”, que envió su vocalista, Rubén Albarrán, casi al término de su presentación: “Comenzando por nuestras mamitas, abuelas, tías, primas, sobrinas, hijas, nuestras compañeras de trabajo, de la escuela, nuestras esposas, novias, para toda la energía femenina. Deseando que a nosotros, los machines, se nos abra la cabeza hueca y que nos podamos relacionar de mejor forma con todas ustedes, muchachas. ¡El futuro es femenino!”, gritó mientras era arropado con los aplausos de los cientos que se dieron cita para ver al cuarteto oriundo de Satélite.

 

La banda, que también sufrió fallas de audio, que incluso provocó una breve rechifla del público, inició su show con Futuro, Matando, Disolviéndonos – de su más reciente disco Jei Beibi-, además de su versión de Como Te Extraño Mi Amor, Ojalá Llueva Café -junto al grupo Flor de Toloache-, Las Floresen la que pusieron a bailar a los miles-, Chilanga Banda y El Fin de la Infancia -con la que el público desbordó en júbilo y volvió a recobrar fuerzas, tras una jornada extenuante de música-.

Después, Álvaro Enríquez, de Los Tres, los chilenos que horas antes habían tocado en la plataforma Escena Indio, apareció para acompañar a los tacvbos en su versión de Déjate Caer, donde los de Satélite hicieron su clásica coreografía y dejaron los ánimos exaltados para acompañar a la Chica Banda y, después otro receso, mientras Meme interpretó El Mundo En Que Nací, seguida de Que No, para concluir con la adrenalina a tope con El Baile y el Salón.

 

‘Los Tacvbos’, además de sus éxitos, interpretaron dos covers: ‘Cómo Te Extraño Mi Amor’ y ‘Déjate Cáer’. Foto Cortesía Ocesa / César Vicuña

 

La energía del Movimiento: los migrantes

Albarrán también tomó un momento para mandar “un saludo para todos los caminantes del mundo, para la energía del movimiento. Para todos los migrantes, deseando que estén cuidados, que estén protegidos y que lleguen con bien a su destino. Agradeciendo su fuerza y su inspiración”.

Previó al show de Café Tacvba, el cantante Enrique Bunbury también había dedicado El Extranjero a los “migrantes centroamericanos que cruzan México rumbo a Estado Unidos, y también a los mexicanos que parten hacia territorio estadounidense”.

 

Enrique Bunbury, en el escenario Indio, el 17 de marzo de 2019. Foto Cortesía Ocesa / César Vicuña

 

El artista aragonés inicio su set con La Actitud Correcta, Despierta, Parecemos Tontos, El Hombre Delgado Que No Flaqueará Jamás, Hay Muy Poca Gente, Que Tengas Suertecita, además de dos temas “de la prehistoria”: Maldito Duende y Héroe de Leyenda, durante los cuales, fue acompañado de un coro de cientos de gargantas. Su presentación concluyó con y Lady Blue.

Durante los dos días, en diversos sets, se vio a varios músicos portar el pañuelo verde, utilizado como símbolo en apoyo a la legalización del aborto, así como a decenas de asistentes, corriendo de un escenario a otro, con la prenda, ya fuera amarrada al cuello o a la vista en cualquier otra parte de sus cuerpos o pertenencias.

 

¡Tómala, Bad Bunny!”

“A mí lo que me sorprende es que el rock ahorita no está de moda, sino el reggaetón”, dijo Joselo Rangel, guitarrista de Café Tacvba, previo a su show, “pero este festival –El Vive Latino tiene 20 años y son más de 60 mil personas (publico) cada día. Aunque este año, se reportaron 30 mil más por cada jornada, en las que las máscaras de luchador, sombreros estrafalarios y globos en forma de aliens estuvieron presentes por todo el foro.

Un evento que “está llenísimo de gente de diferentes edades, de bandas que tienen 30 años -como nosotros-, de otras que tienen 50 como El Tri, y hay muchas muy, muy jóvenes. El hecho de que estemos aquí y que haya un montón de gente, creo que habla bien de que este tipo de música, se llame como se llame, pero que está más ladeada hacia el rock, está funcionando”. Así que “¡Tómala, Bad Bunny!”, remató Albarrán.

El maratón musical concluyó con saldo blanco, según el reporte de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México, que participó con tres mil elementos de los diferentes agrupamientos para salvaguardar la integridad física de los asistentes y reportó la detención de nueve personas el primer día -ocho por presunto robo de celular y otra por intentar ingresar con acceso apócrifo-; mientras que en el segundo fueron aprehendidas 20 más -por presunta reventa y robo de objetos personales-.

 

Alguien disfrazado como el presidente del país, recorre en las alturas, el Foro Sol, durante una de las jornadas del Vive Latino. Foto Cortesía Ocesa / Lulú Urdapilleta

 

Momentos Vive Latino / Sábado

Por la tarde, el rapero regio Fermín IV se presentó ante cientos de jóvenes para interpretar no sólo temas de su carrera en solitario, sino de su anterior grupo de hip hop Control Machete, como Me Comprendes Mendes y Sí Señor, con los que logró unir a su público en un solo coro. Además, de sus piezas como solista, entre ellas Fácil, No podría estar mejor, Laberinto -con Melissa Hermosillo- y Deseos – con Humberto Navejas, de Enjambre-. Además, el DJ Diego hizo de las suyas y prendió al público con una breve selección de temas.

Sonido Gallo Negro también logró colmar el escenario Telcel con su particular propuesta sonora de cumbia, chicha, porro y mambo con toques de guitarra eléctrica, órganos, Farfisa y Theremim, y puso a bailar, ya fuera en pareja o solos con brazos en alto, a los cientos que acudieron a su llamado. Los oriundos de la Ciudad de México invitaron al Grupo Kual?, provenientes de San Juan Aragón, junto a quienes interpretaron Niño Perdido, el sencillo más reciente de la banda liderada por el guitarrista Gabriel López, entre otros temas.

– Hasta el entarimado Escena Indio llegó Santa Sabina XXX, donde se rindió homenaje a Rita Guerrero, vocalista de la banda, fallecida en 2011 a causa de cáncer de mama. Con sonido cuadrafónico y con diversos artistas en las vocales, se interpretaron temas como Gasto de Saliva, ¿Qué te pasó?, La Garra -con Sandra y Dafne-, Incierto destino -con el apoyo del Coro Virreinal Rita Guerrero, del Claustro de Sor Juana, fundado por la misma cantante tapatía-, Vacío -con Alfonso André, de Caifaines-, Chicles -con Amandititita, Jessy Bulbo y Rubén Albarrán de Café Tacvba-, algunas otras piezas solo fueron instrumentales, como La Daga.

 

Momentos Vive Latino / Domingo

– La Orquesta Dámaso Pérez Prado inició las actividades en el Escenario Indio a ritmo de mambo con temas como ¿Qué le pasa a Lupita?, junto a Casimiro Zamudio, vocalista y líder de Mi Banda El Mexicano, además contaron con la participación de Rubén Albarrán y Pato, de Maldita Vecindad, para interpretar El Ruletero, tema en el que el vocalista de Café Tacvba aprovechó para recordar el caso Ayotzinapa y Atenco.

 

– Al punk de Los Viejos la Carpa Doritos le quedó chica. El moshpit desbordó el frente del escenario, donde varios enmascarados, no solo como viejos, sino uno con máscara alusiva a Austin TV fueron celebrados por Jacobo y Eustaquio, quienes entre cada pieza trataban de deshacerse del “falso Jacobo”, que llegó a tocar los intros de temas como Sweet Child O’Mine, de Guns And Roses, y La Célula Que Explota, de Caifanes. Entre los temas que pusieron a bailar slam y hacer headbanging a los cientos reunidos ahí fueron Caderas Punk, Pequeño Bonsai e Infección Urinaria, entre otras.

– En el escenario de al lado, en el Telcel, Los Rastrillos dieron rienda suelta a su reggae, mismo que compartieron con varios invitados, como Iraida Noriega y Poncho Figueroa, de Santa Sabina, para interpretar Tiempo de Híbridos, de Rockdrigo González, El Profeta del Nopal. También Queso de Resorte y Los Estrambóticos y Pato de Maldita Vecindad para cantar No Fue Suficiente; y Andrea Velázquez en la canción Vive Tu Vida Como Quieras.

– Los regios de El Gran Silencio, que festejaron sus 26 años de trayectoria, desquiciaron el escenario Indio, sobre todo con su clásico Dormir Soñando, que su vocalista Tony Hernández lo dedicó a Santino, su hijo recién nacido. Santana abarrotó e hipnotizó el entarimado Escena Indio, donde varios de los presentes rebasaban las cinco décadas de vida y en donde se escucharon algunas de sus canciones más recientes como Smooth y Corazón Espinado. El grupo chileno Los Tres tuvo como invitado en su set a Rubén Albarrán, quien participó en el tema Un Amor Violento.

 

Carlos Santana en el escenario Escena Indio fue parte del Line Up de la vigésima edición del Vive Latino, el 17 de marzo de 2019. Foto Cortesía Ocesa / Lulú Urdapilleta

 

 

 

También te recomendamos

Vive Latino: 20 años de “vernos a los ojos”

Habrá venta especial para ‘Vive Latino’ 2019

El Parque del Vive Latino: Arte, Cultura y Diversión

#VL18: Las protestas sociales se entretejen con la música

Desplegará Vive Latino 2018 talento de 18 naciones

Contra los Muros, el Vive Latino 2017

Comentarios:

comentarios

(Visited 131 times, 1 visits today)