* La primera jornada se la llevaron Café Tacvba, LP y Vampire Weekend

 

Al grito de “Guadalajara, México, Come on! Let’s fucking dance!”, Billy Idol puso a rockear a los 20 mil asistentes a la segunda jornada de actividades del Tecate Coordenada, a quienes poco les importó la intermitente lluvia que cayó sobre la explanada del estadio Akron, a las afueras de la Perla Tapatía.

El cantante, “considerado el peldaño perdido entre el punk, el new wave y el glam”, visiblemente entusiasmado -que hasta la playera se quitó para obsequiarla a un fan- se apoderó de la sexta edición del festival en la que también actuaron The National, The Neighbourhood, Vampire Weekend, Hércules And The Love Affair, LP, The Drums, Café Tacvba, Ska-P, Juanes, Caballo Dorado, entre muchas bandas más.

Con guiños a sus anfitriones -entonó el clásico estribillo “Guadalajara, Guadalajara” -de la canción del mismo nombre, original de José Guízar Morfín y expresiones como “ha sido genial estar aquí”-, el artista inició con Cradle Of Love para enseguida soltar uno de los temas más conocidos de su antiguo grupo Generation X: Dancing With Myself, con la que el público se dejó llevar por la música y saltó y bailó sin reparo frente al escenario Tecate Ámbar, ritual que no cesó hasta que el británico abandonó de manera definitiva el entarimado.

Foto Cortesía Ocesa / Lulú Urdapilleta

 

Después de interpretar Flesh For Fantasy, Steve Stevens se lució en la guitarra con el intro de L.A. Woman, original de The Doors, pieza a la que cambiaron la letra por “Mexican woman” e incluso “Guadalajara woman”; prosiguió Eyes Without A Face, con la que arrancó una ovación. Luego el guitarrista tomó por segunda ocasión el control del show al lanzar fragmentos de Kashmir y Stairway To Heaven, ambas de Led Zeppelin.

El regreso de William Michael Albert Broad, verdadero nombre de Billy Idol, al entarimado fue con la bandera mexicana entre sus manos, lo que provocó gritos de entusiasmo, mientras interpretaba Soul Standing By; y prosiguió el recital con “algo de punk”, dijo antes de interpretar Your Generation y Ready Steady Go, tema en el que se dio tiempo de obsequiar baquetas y setlist a los fans de primera fila.

Foto Cortesía Ocesa / Liliana Estrada

 

El final estaba muy cerca, y tras cantar Blue Highway, pidió a la audiencia acompañarlo en los coros de Rebel Yell, con lo que dejó afónico a más de uno y en la que dejó su torso al descubierto, pues regaló su playera a uno de los seguidores más cercanos al proscenio, antes de desaparecer en la obscuridad.

En cuestión de minutos volvió para cantar White Wedding y despedirse definitivamente. De esta manera, dejó el ambiente a punto de ebullición para Ska-P, que abarrotó e hizo estallar el escenario Tecate Light.

 

Los españoles acapararon toda la atención del respetable y lo hicieron contorsionarse con su propuesta de ska punk. “Gritaré que ardan las banderas por la fraternidad || que caiga el patriotismo y la hostilidad racial || Cultura Popular”, gritaba la multitud, para hacer coro a la canción Mestizaje, a la que siguió Jaque Al Rey -en la que apareció uno de los integrantes de la banda liderada por Pulpul (Roberto Gañán) vestido como un personaje perteneciente a la realeza; seguido de un torero, quien anunció así el turno a la crítica a la “fiesta brava” contenida en la canción Vergüenza.

“¡No sufras, no sufras! ¡Qué bonita noche, Guadalajara!, ¿Qué bonita gente! ¡Alegría! ¡Vamos!”, dijo el vocalista del numeroso grupo que también visitará la Ciudad de México el próximo 25 de enero, lo que fue correspondido con saltos desde la pista, donde la lluvia casi había desaparecido. Así llegó el momento perfecto para cantar Legalización, a la que siguió Crimen Sollicitationis y Niño Soldado, entre muchas más.

 

Al mismo tiempo, en el escenario Viva Aerobus el ensamble integrado por los músicos del otrora grupo Santa Sabina, junto con el Coro Virreinal Rita Guerrero, hacían lo propio con el recital con el que ahora se despiden de los seguidores de la banda oriunda de la CDMX y liderada por la fallecida cantante Rita Guerrero.

Olvido, Nos Queremos Morir, Estando aquí no estoy y Siente La Claridad, ambas con la participación de la artista tapatía Sara Valenzuela; y Azul Casi Morado, en voz del bajista Alfonso Figueroa, fueron parte del repertorio con el que ensamble -también formado por Alejandro Otaola, Patricio Iglesias, deleitó a su reducido pero atento público (pese a que el sonido del entarimado donde tocaba Ska-P era perceptible en esta plataforma), el cual correspondió con una cascada de aplausos.

 

Ambas bandas cedieron el espacio a The National, quinteto oriundo de Ohio, que llegó a la plataforma Tecate Ámbar con 20 minutos de retraso, pero que fue recibido con una gran ovación. El grupo tocó, en medio de un clima un poco más frío, temas como You Had Your Soul With You, Don’t Swallow The Cap, Bloodbuzz Ohio -en la que el vocalista se bajó del entarimado para cantar entre el público-; Hey Rosey, Rylan, Graceless, entre otras más.

The National. Foto Cortesía Ocesa / Liliana Estrada

 

La segunda jornada de actividades inició a las 15 horas del pasado sábado y por ella desfilaron  grupos como Little Jesus, quienes interpretaron canciones como Los Años Maravillosos, Fuera de lugar, La magia, en las que tuvieron un coro multitudinario, entre otras; Estrambóticos, que cantó temas como Todo Va A Estar Bien, Camino A Ninguna Parte, No Me Haces Falta“, Peter Punk y varias más; y Babasónicos, con piezas como La Pregunta, Y qué, Putita, Atrévete, Carismático y más.

El cierre del festival estuvo a cargo de los locales Disidente, que con su propuesta de rock alternativo abarrotó el escenario Coordenada, pese a tocar al mismo tiempo que The National; y Caballo Dorado, que puso a bailar a los casi 20 mil asistentes con su propuesta country.

Desde temprano soltaron uno de sus temas más conocidos a nivel nacional No Rompas Más, con la que calentaron motores para lo que vendría después: El Payaso de Rodeo, con la que los miles hicieron a un lado el cansancio y se pusieron a sacarle brillo a la pista a ritmo impuesto por Eduardo Gameros con su violín.

Caballo Dorado. Foto Cortesía Ocesa / Liliana Estrada

 

¡Que viva la vida! ¡Victoria al Planeta!: Café Tacvba

“Hay que echarle huevos, ¿Ok? Para que esto se sienta chingón tiene que ser una sola voz, un sólo corazón”, pidió Rubén Albarrán, durante la actuación de Café Tacvba en la primera jornada del maratón musical; y las 20 mil almas que también se dieron cita la tarde del viernes 18 de octubre en el estadio Akron le respondieron con un multitudinario “Paparu papa, eo, eo. Paparu papa, eo, eo”.

Sin embargo, eso no dejó satisfecho del todo al cantante. “Muy buena práctica, pero hay que echarle más huevos, la neta. Como si de verdad lo sintieran. Ahora sí viene la buena”, advirtió. “Voy a dejar pasar cuatro culeros… No, los otros no. Cuatro frases y entonces yo voy a levantar una plegaria. Por favor, ustedes maticen, bájenle el volumen un poquito, pero no se vayan a callar, ¿Ok?”

Entonces, a voz en cuello se escuchó “Paparu papa, eo, culeroooo. Paparu papa, eo, culeroooo”, coro dedicado “a todos los empresarios, para la clase política, con especial dedicatoria para Mister Trump, Mister Bolsonaro, Mister Evo Morales y Mister López Obrador. Y todos los culeros que nos mantienen trabajando de sol a sol y entregándoles nuestro sudor y nuestra sangre nada más a cambio de pura chingadera…, y estamos destruyendo el planeta”. En grito estruendoso -“¡culeros, culeros!”- la audiencia respondió. “También para todos aquellos que no echen desmadre ahorita mismo con la Chica Banda” y así inició el slam.

Café Tacvba. Foto Cortesía Ocesa / Liliana Estrada

 

El cuarteto, también integrado por Meme, Joselo y Quique, apareció con unos minutos de retraso sobre el escenario Tecate Light, lo que desató una rechifla entre el respetable. La banda no perdió tiempo e inició con Seguir Siendo, en el que Albarrán tocó la guitarra; siguió con Cero Y Uno. “Estamos celebrando 30 años”, dijo el también activista, así que “vamos a tocar unas viejas y unas nuevas”, expresó antes de continuar con Debajo Del Mar -de su álbum debut-, Ixtepec y Volver A Comenzar.

Entonces, Erick Alemán Ramírez, el rapero mejor conocido como Alemán, apareció sobre el entarimado -desatando una ovación- para unirse a la interpretación de Chilanga Banda, que dejó el ambiente a punto para el baile de Las Flores. Y tras la Chica Banda, Meme se hizo del micrófono para cantar Eres y cedió el turno a Quique quien, cual vidente, guió a las decenas de miles hacia el Futuro.

“Que la música nos traiga consciencia, nos dé la fuerza para comenzar a transformar nuestro estilo de vida porque nos está llevando la chingada, bien chingón. Y podemos culpar a quien querramos, a la clase política, a la clase empresarial, al narcotráfico, pero somos nosotros los que sostenemos este sistema, y es este sistema el que nos está poniendo en peligro de sobrevivencia a nuestra propia especie. Así que, bueno, poco a poco nos vamos dando cuenta, deseando que nos dé tiempo, que lleguemos a tiempo a la cita con nosotros. Por mientras, vamos a gozar muchachos. ¡Que viva la vida! ¡Victoria al planeta!”, soltó Albarrán antes de que el cuarteto cantara la última canción: El Baile Y El Salón y la multitud volvió a rugir: “Paparu papa, eo, eo. Paparu papa, eo, eo”.

Café Tacvba. Foto Cortesía Ocesa / Lulú Urdapilleta

 

Enseguida, los neoyorkinos de Vampire Weekend hicieron suyo el entarimado Ambar en el que a la mitad colgaron un enorme globo simulando la Tierra. Su espectáculo incluyó piezas como Bambina, Cape Cod Kwassa Kwassa, Holiday -en medio de la cual el vocalista refirió que tenía una década que no pisaban Guadalajara-, Sympathy y New Dorp. New York, que hicieron gritar, mover las caderas y saltar a la concurrencia más joven del festival.

Vampire Weekend. Foto Cortesía Ocesa / Lulú Urdapilleta

 

Continuaron con This Life, Step, Harmony Hall, Diane Young y Cousins antes de que el vocalista Ezra Koening expresara que fue “bueno estar de regreso. Han sido una gran audiencia” y que diversas pelotas gigantes fueran lanzadas hacia la audiencia mientras interpretaban Ya Hey, cancion con la que concluyeron su participación en la sexta edición del encuentro musical en la capital jaliscience y dejar el ambiente a tono para los trasnochados con Hercules & Love Affair.

Hercules And Love Affair. Foto Cortesía Ocesa / Lulú Urdapilleta

 

Horas antes miles abarrotaron el escenario Tecate Light, donde actuó LP, quien fue recibida con gritos de euforia apenas apareció ante la multitud. La intérprete de Lost On You inició su recital con Strange, When We’re High y Recovery“. “¡Guadalajara!”, gritó ella, mientras la acompañaban con palmas durante No Witness. “Estoy muy emocionada de ver a The Neighbourhood después”, expresó en referencia a la banda que siguió tras su actuación de alrededor de una hora.

Laura Pergolizzi se dio tiempo, incluso a media interpretación de Tightrope de recibir objetos que le hicieron llegar sus fans de primera fila, para firmarlos, acción con la que arrancó muchos más gritos de entusiasmo entre la multitud y aplausos; al igual que con sus silbidos en piezas como Girls Go Wild.

LP. Foto Cortesía Ocesa / Lulú Urdapilleta

 

Asimismo, sus seguidores la consintieron al hacerle llegar un ramo de flores -con algunos girasoles entre ellas- cuando cantaba House On Fire, tema que concluyó con la guitarra puesta y un fragmento de Paint It Black, original de The Rolling Stones.

Prosiguieron los temas Other People y Shaken, que dio paso a Lost On You, con el que los miles, con los brazos arriba, en un vaivén parsimonioso, despidieron a Pergolizzi, quien lanzó besos desde el filo del entarimado.

LP. Foto Cortesía Ocesa / Lulú Urdapilleta

 

Por otro lado, casi al mismo tiempo que la estadounidense tocaron los uruguayos No Te Va A Gustar, quienes hicieron bailar con su propuesta de rock y ska a varios cientos con piezas como Nada Para Ver, No Era Cierto, entre otras.

La misma situación ocurrió con los estadounidenses The Neighbourhood y La Gusana Ciega, grupo oriundo de la CDMX. Los primeros iniciaron con temas como Lost In Translation, Prey, Greetings From Califournia, The Beach, entre otros; los segundos interpretaron canciones como Me Puedes, Amantes Modernos, sus clásicos Tornasol y 1987, San Miguel, entre varias más. Antes de despedirse, la banda liderada por Daniel Gutiérrez se tomó una foto con todos los asistentes a su recital en el escenario Ambar.

 

De esta sexta edición del Tecate Coordenada, que cambió por primera vez de sede, se debe destacar que la explanada del estadio donde se llevó a cabo concluyó con una mínima cantidad de basura sobre las pistas y el anuncio de que volverá el próximo año. Si quieres saber más de este festival visita www.tecatecoordenadagdl.com.mx, www.facebook.com/TecateCoordenada/ y @TecateCRDNDA.

 

Comentarios:

comentarios

(Visited 137 times, 1 visits today)