Desde la declaración “¡Los queremos, los amamos!”de la vocalista a los casi 17 mil asistentes, hasta la chica que se pintó en los senos la frase “Karen O Fuck Me!”, dedicada a la primera. 

{mosimage}El coqueteo inició desde que Brian Chase (batería) y Nick Zinder (guitarra) aparecieron en el escenario; pero fue la presencia de Karen O la que subió la intensidad durante la velada –aunque no tanto como en sus dos visitas pasadas a nuestro país-.

Ese escandaloso, multicolor y, a veces, eufórico flirteo significó la culminación de tres años de espera para los fanáticos; mientras que para la banda fue el cierre de la gira de promoción de su disco más reciente: It’s Blitz!

Pronto Karen O, enfundada en una túnica blanca con vivos rojos, puso las reglas del juego. Entre sonrisas traviesas inició la huida (Runaway) que culminaría con la clásica cita con la noche (Date with the night). Durante 90 minutos, tres ojos al fondo del escenario atestiguaron la complicidad del público durante los gritos, saltos, contorsiones por el piso y baile desenfrenado de la cantante.

También dieron cuenta de los diversos cambios de vestuario de la señorita O, entre los que destacó un penacho multicolor; así como del buen ánimo del grupo, pues hasta el guitarrista se dio tiempo para tomar fotografías.

{mosimage}La fiesta inició tan sólo con una máscara luminosa que portó la vocalista mientras cantaba Heads will roll. Sin embargo, la euforia llegó cuando sonaron los primeros acordes de Pin y Karen hizo volar el micrófono sobre su cabeza. La audiencia simplemente tomó la pista. 

Minutos después, el inmueble se cimbró ante la exaltación de los miles que cantaron Gold Lion o Hysteric o Soft Shock, lo que a veces ayudó a disimular las imperfecciones en el sonido. A partir de entonces, el cortejo entre banda y fanáticos se volvió impetuoso.

Karen brindó por sus fans en Y Control y declaró: “Mexico City ¡los queremos, los amamos!” –en español-. En tanto, los fanáticos correspondieron enardecidos cuando decidió bajar del entarimado para acercase a ellos; mientras sonaba Cheated Hearts. Le tomaron fotos, le lanzaron besos, le gritaron “¡Te amo!”

Cinco pares de ojos –como los que estaban arriba del escenario- fueron lanzados a la pista de baile, mientras tocaron Zero. Ese guiño pareció el final. Aunque sólo se trató de un breve descanso.

{mosimage} El trío regresó para confirmar: “Este es el último show de los Yeah, Yeah, Yeahs! en un muy largo tiempo…Queremos dedicar esta canción a todos ustedes”, dijo Karen O. Se trató de Maps en versión acústica, seguida de Art Star.

Llegó la cita con la noche y quedó claro que era el fin. Aunque por algunos minutos pareció que Nick, Brian y Karen detuvieron el tiempo, pues se congelaron sobre el escenario. Pero después, con todo su punk garage, dieron por terminado el cortejo con una sencilla frase: “We love you”.

Comentarios:

comentarios

(Visited 19 times, 1 visits today)