El 3 de junio de 2010, algo golpeó a Júpiter. Algún cometa o asteroide descendió desde las profundidades del espacio, impactó sobre la parte superior de las nubes y se desintegró, produciendo un destello tan brillante que se pudo observar en la Tierra con telescopios pequeños. Al poco tiempo, muchos observadores alrededor del mundo estaban apuntando sus aparatos ópticos hacia el sitio del impacto, esperando monitorizar la ardiente nube de escombros que parece siempre acompañar los encuentros de este tipo.

Todavía ellos siguen esperando.
“Es como si Júpiter se hubiese tragado por completo el objeto”, dice Anthony Wesley, de Australia, uno de los dos astrónomos aficionados que observó el destello inicial. El otro, Christopher Go, de Filipinas, afirma que “fue muy emocionante observar el impacto, pero la ausencia de escombros visibles nos tiene a todos desconcertados”.

{mosimage}

Arriba: Una imagen de color compuesto del destello que produjo el impacto sobre Júpiter, el pasado 3 de junio. Crédito de la fotografía: Anthony Wesley, de Broken Hill, Australia. [Más información]

De hecho, todo esto es un misterio. “Hemos visto cosas que golpeaban a Júpiter en el pasado”, dice el científico planetario Glenn Orton, del Laboratorio de Propulsión a Chorro (Jet Propulsion Laboratory o JPL, en idioma inglés), “pero después del destello producido por un impacto siempre han quedado escombros de algún tipo”.

Por ejemplo, cuando los fragmentos del cometa Shoemaker–Levy 9 golpearon a Júpiter en 1994, cada destello importante que observó la nave espacial Galileo, de la NASA, produjo un ‘moretón’, una mezcla turbia de polvo de cometa incinerado y gas joviano químicamente alterado que se arremolinaba y se retorcía en las nubes del planeta. Apenas el año pasado, en julio de 2009, Wesley descubrió una mancha similar que se cree podrían ser escombros de un pillo asteroide que se estrelló contra el planeta.

Entonces, ¿dónde están los escombros en esta ocasión?

Una explicación posible proporcionada por algunos observadores es que quizás el destello no fue un impacto. Quizás Go y Wesley fueron testigos de un relámpago joviano gigante.

{mosimage}
Derecha: Haga clic en la imagen para ver una película del impacto, grabada por Christopher Go, de Ciudad Cebu, Filipinas.

“Me parece algo muy, muy poco probable”, dice Orton. “Las naves espaciales de la NASA han observado relámpagos en la atmósfera de Júpiter en repetidas ocasiones, pero solamente en el lado nocturno del planeta. Este evento en el lado diurno tendría que ser inimaginablemente más poderoso que cualquier relámpago que hemos visto. Ni siquiera Júpiter produce rayos tan potentes”.

Tampoco podría ser un relámpago en la atmósfera de la Tierra que haya ocurrido casualmente en la misma dirección en que se encuentra Júpiter. Las observaciones simultáneas, llevadas a cabo desde observatorios separados por grandes distancias, en Australia y Filipinas, descartan esa explicación. Por la misma razón, no podría ser, por ejemplo, un meteoro terrestre o cualquier tipo de fenómeno en la atmósfera de la Tierra.

En otras palabras, el destello realmente ocurri&oacu

Comentarios:

comentarios

(Visited 15 times, 1 visits today)