“Vamos a hacer un círculo
enorme en cada uno de los lugares donde la banda está postrada, un círculo
grande, donde quepan hombres, mujeres, donde podamos fusionarnos en un círculo
de paz, enorme y salvaje. Si te pegan, no te rompas las medias, de eso se
trata. Si te caes, ten por seguro que los ‘compas’ de a lado te van a levantar,
porque aquí nos cuidamos entre todos”, se escucha desde los altavoces; y
la marabunta obedece, porque en la plataforma está
Panteón Rococó y esta noche, ellos son los directores de orquesta.

Arriba, en las gradas, miles
apuran tragos de cerveza, otros/otras se acomodan – en los brazos, en los
hombros – a los niños que los acompañan, les piden que se agarren con fuerza.
Abajo, la pista atiborrada, poco a poco se abre en pequeños espacios y cientos,
expectantes, toman aire preparándose para lo que viene.

Faltan minutos para que concluya
el show –que duró dos horas y media- y la energía derrochada por los 25 mil
asistentes –según cifras de la empresa promotora- al concierto del ‘Panteón’ en
el Palacio de los Deportes el 3 de diciembre -el último en este año en el que el
grupo celebra dos décadas de trayectoria-, parece inagotable.

Los “círculos de paz”, que se han generado
en todo el concierto, iniciaron mucho antes de que la banda tomara el
escenario; pues entre la actuación del grupo colombiano La Toma –que rindió
homenaje a Juan Gabriel con la canción “Así fue”- y la salida de los
‘panteones’, la pieza “Pobre de Ti”, de Tijuana No!, sirvió de calentamiento
para los coros, los gritos, los saltos y las pruebas para grabar con el celular.

{mosimage}


Mannequin Challenge

“Cientos de miles de factores
ayudaron a que tu estés aquí hoy en día, pero sabemos que solo uno, de miles,
te hicieron estar aquí en el Domo de Cobre: 9 músicos respaldados por una
visión de 360 grados y 25 canciones que tu elegiste” –
-en referencia a la aplicación que el grupo puso a disposición de sus fans para que integraran, a través de peticiones, el repertorio de la noche- fue el mensaje de bienvenida, al tiempo
que los integrantes del ‘Panteón’ s
alían
al escenario, ubicado al centro del inmueble, para tocar “Arréglame el Alma” y,
en seguida, comenzaron las “Hostilidades”.

De manera ininterrumpida lanzaron “La
Ciudad de la Esperanza”, “Asesinos” –con las imágenes de los expresidentes mexicanos Gustavo Díaz Ordaz y Carlos Salinas de Gortari, además de las de Hitler, Stalin
y George W. Bush, proyectadas en la enorme pantalla circular, ubicada en la
parte alta del entarimado, que tuvo algunas fallas en otros temas-, “Marco’s Hall”
–en medio de la cual el vocalista exclamó: “¡Despierta México!” -, “Dime” y
“Buscándote”.

Entonces, el show bajó un poco su
velocidad, porque el turno del primer invitado había llegado. Aarón, del grupo
Ilusión, subió al entarimado para rendir homenaje, junto al ‘Panteón’, 
a “la cumbia hecha en México”,
con el tema “Cumbia del Olvido”; y terminar el primer bloque con “Pequeño
Tratado De Un Adiós”, que inició con un fragmento de “Bésame Mucho” con el sax
de Missael Oseguera y cantada al unísono por miles de gargantas; y que después
fue interrumpido porque la banda organizó un ‘Mannequin Challenge’ y quedó
congelada sobre el escenario: “Mantengan posición, manténganse en el más pinche
grande Mannequin Challenge de esta tierra”, alentaba Dr. Shenka, pero el público
le regaló una ovación.

{mosimage}

“Es un placer tenerlos a todos
ustedes acá. Gracias compañeros, compañeras, amigos, amigas, darnos cuenta que
somos muchos los del ejército de paz, los que todavía creemos en que canciones
con sentido pueden transformar un poquito la ideología y el pensar de este
país”, dijo el cantante antes de que “La Rubia y el demonio” irrumpieran en
escena, provocando un coro multitudinario, mientras los saltos de cientos, con
los efectos de las luces del entarimado, simulaban el vaivén de una mar multicolor.

Enseguida, una ovación recibió a Luis Humberto Navejas,
vocalista de Enjambre, para interpretar “Qué pasará”; tema que dejó
el ambiente exaltado para la “Vendedora de Caricias”, la cual inició a
ritmo de tango y en la que el concepto Bandoneón y algunas bailarinas se
unieron al ‘Panteón’ sobre el escenario, que lo mismo conjuntaba al centro las
plataformas sobre las que estaban Tanis en las percusiones, Hiram en la batería,
Felipe en los teclados, que las movía hacia la orilla.

De pronto, el fulgor de cientos de celulares convirtió al Domo
de Cobre en un cielo estrellado, pues los aparatos aparecieron ya fuera para grabar o simplemente
para acompañar el tema “Fugaz”, un remanso para el remolino desatado
en la pista al inicio del show, alentado también por el deambular del resto
de la banda –Monel y Gorri en las guitarras, Missael en el saxofón, Paco en el
trombón y Darío en el bajo- sobre el entarimado, quienes buscaron estar visibles
desde todos los ángulos del inmueble.

{mosimage}

Panteón
Rococó Random y sus ‘hits’

“Buenísimo tocar canciones que teníamos rato que no hacíamos, de repente rescatar del repertorio olvidado. Y tenemos una en
particular, esta fue la más votada, la más pedida, ¡la que todo mundo quería
escuchar!”, dijo Shenka. “Se llama ‘Cúrame’”, reveló y los gritos se transformaron en un enorme coro para uno de los sencillos que la
banda lanzó en el último año del siglo pasado, a la cual siguió “Seguir
bailando”.

“Panteón
Rococó Random, una aplicación con todas las rolas que existen del ‘Panteón’, pero
¿Sabes qué, cabrón? ¿Qué fue lo más chistoso de todo? ¡Qué votaron por las
mismas, carajo! Eso significa una cosa, que la banda quiere escuchar todos los ‘hits’
del ‘Panteón’ o que la banda sólo conoce sus ‘hits'”, soltó el
vocalista, antes de elegir de entre el público a un niño, de nombre Gael, y
subirlo al escenario
para que activara una
ruleta, mediante un botón, para dejar a la suerte la siguiente canción. El
resultado fue “Bailar contigo”, en la que el niño -“un fan de
Missael porque viene sin camisa”, bromeó el cantante- se quedó en el entarimado
a bailar.

“Acábame de matar” resonó en el
inmueble, momento en el que Ro Velázquez, vocalista de Liquits apareció por la
pasarela, y que volvió a desatar el ‘moshpit’ en la pista, a la que siguió
“Estrella
Roja”, “No te recuerdo” -en el que la gente grita al unísono
“¡Panteón, Panteón!”-, “Nada pasó”, “Abajo y a la
izquierda” -en la que algunos integrantes de la banda bailan en la pasarela- y
“Toloache Pa’ Mi Negra”, temas en los que la espiral del ‘slam’ solo fue contenida por el entarimado; mientras los vasos de cerveza, lanzados sin
dirección desde la pista o desde las gradas, desparramaron su líquido sobre la
multitud; y Shenka agradeció a Salario Mínimo –“unos compadres que respetamos
artísticamente, aquellos con los que crecimos, con los aprendimos de sus
consejos”- y La Toma, bandas que abrieron el show.

{mosimage}

Entonces,
llegó un breve receso, que sólo sirvió para elevar el ánimo entre el público y
aclamar a la banda –“¡Panteón, Panteón!”-. “¿Todavía quieren más, para regresar
a casa exhaustos, ‘pedos’ y madreados?”, cuestionó Shenka para dar paso al
potente “Viernes de Webeo”, en el que el reducido espacio de la grada
no impidió bailar, contonearse y casi volcarse hacia la pista.

Los
adultos llaman la atención a niños señalando lo que ocurre en el entarimado:
los ‘panteones’ van y vienen sin cesar, de un lado a otro, cantando, tocando y bailando
con frenesí; ritmo que continuó en “Esta Noche” –acompañado del fuego
de los lanzallamas- y que sólo fue interrumpido para elegir otro tema con la
ruleta.

El
turno fue para Rodrigo Fabián, un niño ubicado en primera fila del entarimado y
que desde el inicio del show no paró de brincar en hombros de su acompañante-.
“Está lleno de morros”, expresó el vocalista. El azar eligió el tema “Es Tan
Poco”; y tras él, la guitarra deja escapar pequeñas ‘dosis’ de la siguiente pieza, que en segundos llevará al delirio a los asistentes, quienes en ese
momento esperan ansiosos formando los “círculos de paz”.

Entonces, llega la señal en voz de
Dr. Shenka: “
Hoooooy te vas…”, y
decenas se abalanzan al ‘moshpit’; arriba, los saltos cimbran el graderío. Y el coro de “La Dosis Perfecta” retumba
en el Palacio de los Deportes.
Pero eso no es todo.

{mosimage}

A
gran velocidad y alentado por las llamas alrededor del escenario, el ‘slam’
cobró aún más fuerza con “La Carencia”, en el que el grupo manifestó “el más
grande de los respetos y de los cariños a (sus) hermanos de Nana Pancha”, banda
invitada para cerrar el show, y cuestionó “¿Ya se quieren ir a dormir? Vamos a
hacer temblar el lugar todos juntos”, mientras animaba a los seguidores del ‘Panteón’
a brincar.

Puños
en alto, gritos, vasos de cerveza volando en todas direcciones llevaron al clímax en los
últimos minutos del concierto, mientras Missael Oseguera, quien ya habia dejado su saxofón ysehabía lanzado desde
el entarimado hacia la pista para hacer ‘crowdsurfing’, desaparecía en medio de la
multitud enardecida.

Síguenos en Facebook: www.facebook.com/EntertainmentSG y/o Twitter: @enterteinmentsg y @Ok_Tania.

{mosimage}


También
te recomendamos

Con
20 años de vida, Panteón Rococó “va a la alza”

Comentarios:

comentarios

(Visited 5 times, 1 visits today)