* Trabajó como conductor de Uber para costear sus estudios musicales

* Formó una banda que alcanzó a lanzar un EP

* “No tengo ningún super poder, cualquiera puede lograr sus sueños”, declaró

 

Poco más de cinco minutos sobre el escenario en el Foro Sol tocando la batería, frente a 65 mil personas, fueron la recompensa a más de tres meses de ensayo, 15 horas de espera el día del show, algunas de ellas bajo la lluvia; y a la decisión de abandonar cinco años de estudios en la Facultad de Química de la UNAM por su pasión: la música.

“Ese momento era la culminación de mi vida”, dice entusiasmado José Luis Hernández Ramírez, sentado detrás de su instrumento, “porque crecí con la creencia de que tenías que trabajar toda tu vida para, al final, en algún momento, lograr tu sueño: tener tu propia empresa, tu casa…, tocar con The Killers, conocer a Brandon Flowers.”

El joven músico enloqueció a la multitud con su desempeño el pasado 5 de abril. El grito “¡José Luis!, ¡José Luis!, ¡José Luis!” pronto se transformó en una ovación, que lo acompañó hasta que abandonó el entarimado tras tocar, junto a Ronnie Vannucci (batería), Mark Stoermer (bajo), Ted Sablay (guitarra), y por supuesto, Flowers, la canción For Reasons Unknown, del Sam’s Town (2016), segundo álbum del cuarteto de Las Vegas.

Sin embargo, minutos antes, la situación para José Luis había dado un giro inesperado. Previo a tomar las baquetas de manos de Vannucci debió sobreponerse al hecho de que ya otro había tomado el sitio por el que él tanto había trabajado.

El vocalista de The Killers señaló a alguien para subir al proscenio, ‘Joselo’, como le dicen sus cercanos, comenzó a escalar la valla para cruzar hacia el escenario, pero un elemento de seguridad le marcó el alto y lo regresó al área del público. Su cartel salió volando por los aires, mientras otro joven se dirigía a la batería.

“¡No puede ser! Estoy a una valla de mi sueño más grande”, pensó el intrépido fan. “Y… ¡sorpresa!”, el elegido inicial “no pasó del primer compás de la canción. En ese momento volví a extender mi cartel (que otro de seguridad le había devuelto). Lo primero que se cruza en la mirada de Brandon soy yo, y fue cuando dije ‘¡Ya!’”

 

The Killers - Joselo Hdz - Cartel para tocar (Tomada de FB @joselo.hernandez.98)

El letrero que mostró José Luis durante el concierto para poder subir con la banda al escenario. Foto tomada de Facebook

 

“No quiero hacer esto el resto de mi vida”

Alumno de la Escuela Superior de Composición y Arreglo Musical, donde recibió a Entertainment SG para la entrevista, José Luis, de 24 años, tuvo contacto con la música en la Estudiantina de su secundaria, donde desarrolló el gusto por la batería; y conoció a la banda de Las Vegas cuando estudiaba la Preparatoria.

“Sonaba muchísimo en la radio ‘Human’ y un primo, que ya conocía más canciones y más discos, me los enseña y me vuelvo fan, expresó con una sonrisa. “Ya era una víctima, como les dicen por allí”, abundó, en referencia al club oficial de fanáticos de la banda. Sin embargo, la vida le deparaba otro camino alejado de la música.

“Cuando entré a la Universidad, mis papás se separaron, y fue el típico ‘hay que estudiar una carrera bien’”. Optó por los estudios en Química. “Estuve cinco años allí (en la Facultad). Pensaba concluir; sin embargo, en el último semestre tuve la fortuna de trabajar en una empresa, en la industria farmacéutica y en la alimenticia y, aunque es muy padre, fue cuando dije ‘no quiero hacer esto el resto de mi vida’.”

 

The Killers - Jose Luis Hernández Letrero (Tomada de FB @JoseLuisKillers)

“¡Las baquetas de Ronnie Vannucci Jr!”, escribió el estudiante de la ESCAM en su cuenta de Facebook. Foto tomada de www.facebook.com/JoseLuisKillers/

 

Un trabajo en Uber y una banda después… el Foro Sol ¡a las 5am!

Comunicar a sus padres la decisión de dejar los estudios en la UNAM por los de música “fue un poco difícil”, detalló. “Mi mamá -de profesión, secretaria ejecutiva-, siempre me ha apoyado. Con mi papá -ingeniero electricista- fue un poco más difícil. Sin embargo, al final de todo, lo aceptó. Ahora tengo su apoyo”.

José Luis formó, con algunos amigos, Red Tea Camelia, una banda de indie rock, con la que tocó “‘covers’ al principio, después empezamos con material propio. Incluso grabamos un EP, llamado Emociones Nocturnas, de cuatro temas, dos las escribimos entre todos y dos ‘covers’. Se publicó en plataformas digitales en enero de este año”.

 

 

Empero, el grupo se deshizo en febrero. “No funcionábamos en equipo. Los chavos eran muy comprometidos, le echaban ganas. Como músico tu prioridad es mejorar tu sonido y técnica. ¡Claro! Pero si eres independiente, requiere mucho trabajo en la difusión, conseguir tocadas en bares, fiestas, y era lo que ellos no querían hacer, cuando yo me daba vueltas por toda la ciudad para conseguirlo”.

El también fanático de grupos como Kings Of Leon, The National, Coldplay y Foals, explicó que hubo meses en que dividía su tiempo entre sus estudios de música, su banda, con su trabajo como conductor en Uber, “para ayudarme con (los gastos de) la escuela”. Fue en ese tiempo en que se anunció el show de los de Las Vegas en México. “En cuanto supe del concierto, decidí que ‘todo (el dinero) va para el boleto”, destacó entusiasmado. “Tenía planeado estar en primera fila”. El día del show “llegué a las cinco de la mañana” al Foro Sol.

Practicar día y noche

Después del anuncio del concierto en México, José Luis se enteró por un video que The Killers subió a un fan a un escenario en Toronto, Canadá, para tocar con ellos, y lo buscó. Así conoció a Brandon (homónimo del vocalista). “Me costó trabajo contactarlo. Le escribí y me contestó super buena onda”, y le dio algunas recomendaciones: “qué escribir en el cartel, que fuera específico con la canción, que estuviera hasta enfrente” en el show y, sobre todo, “que estudiara la versión (de For Reasons Unknown) para esta gira”.

“A partir de ahí fue practicar la canción, una de mis favoritas, día y noche. Analicé todos los movimientos, estudié a todos los fans que se subían -al entarimado- para ver sus aciertos y errores. De día tocaba en mi batería y por las noches tocaba en los practicadores para no hacer ruido.

El día del show fueron 15 horas (de espera) en total, pero no las sentí. Empezó el espectáculo y también la lluvia torrencial. Cuando llegó el momento, tenía miedo de que hubiera mucha gente con carteles y, puedo decir que, incluso de esta escuela, había algunos con letreros de que querían subirse a tocar”, explicó.

Entonces, Flowers eligió a otro chico, del que no pudo decir su nombre. “Estaba a escasos dos metros de mí. Estábamos muy cerca”, recodó el también fanático de Reyno y Porter. “Fue el momento más difícil de todo el día. ¡Mi cabeza daba vueltas!”. El chico que lo antecedió no superó el primer compás del tema, por lo que el vocalista eligió a José Luis.

 

The Killers. Foto Rob Loud

Foto Rob Loud

 

Flowers lo regresa a la tierra…

Sobre el escenario, “no sé si lo hice de manera consciente, pero entré en eso que le llaman ‘la zona’ y dije ‘que mi cuerpo haga lo que sabe hacer’. A veces tenía la tentación de voltear a las pantallotas, pero pensaba ‘¡no!’ Ya me dieron la oportunidad de subir con personas profesionales, lo mínimo que puedo hacer es serlo yo”.

“Mi mente estaba en blanco al bajar de la batería. Incluso ya me iba sin despedirme de Brandon (Flowers). Creo que el momento en que resucité fue cuando pensé ‘¡Ay, mi ídolo! ¿Por qué no me despedí de él?’. Regresé para estrecharle la mano y él me abrazó. Eso fue lo que me volvió los pies a la tierra”.

Agregó que escribió cartas a los integrantes de la banda y les grabó un ‘demo’, que les entregó al terminar la canción. Al descender del escenario, “me fui a una esquina a calmar, ahora sí, los nervios. Tenía el corazón a ‘full’ y sentía como me palpitaba la cabeza”, contó entusiasmado.

 

 

“Cualquiera puede lograr sus sueños”

El estudiante de música señaló que tardó cuatro días en comprender el impacto que causó con su actuación. “Cuando me subí no pensaba en lo que iba a ocurrir. Simplemente, quería estar ahí con mi banda favorita. Sin embargo, aproveché todo esto -el interés de los medios de comunicación y en las redes sociales- para que las personas que me vieron o escucharon sepan que no soy extraordinario, no tengo ningún super poder, creo que cualquiera puede lograr sus sueños. Sin embargo, lo que sí podemos hacer extraordinario es darlo todo por ellos.

Por otro lado, “no solamente fui un fan que se subió a tocar con The Killers, que fue la mejor experiencia de mi vida, sino que soy un músico profesional en formación que quiere dejarle algo a este país”, detalló, al señalar que sus siguientes proyectos son dar a conocer su trabajo musical, colaborar con la ESCAM para apoyar a los artistas que se están formando en sus aulas, abrir un canal en Youtube sobre tutoriales de batería y formar una nueva banda.

Tras agradecer a quienes le han apoyado, entre ellos sus maestros, recomendó a quien quiera compartir un momento con su banda favorita, como él, que “ya no haga lo que hice yo, o el de Toronto o el de Guadalajara. Haz algo distinto para lograrlo”.

 

Jose Luis Hernández durante la entrevista en la ESCAM. Foto @Ok_Tania

 

También te recomendamos:

Fan desquicia al Foro Sol en show de The Killers

Comentarios:

comentarios

(Visited 269 times, 1 visits today)