* Dedicaron “Mis Colegas” a un fan que falleció en víspera de Navidad

 

El bullicio, cada vez más fuerte, se convirtió en una ovación apenas comenzaron a sonar las notas de Poder pa’l Pueblo. La adrenalina contenida por la espera se desbordó y cientos de vasos surcaron los aires en la pista desparramando su líquido por doquier, mientras ésta se estremecía al ritmo del slam, preparando el terreno para La Estampida. Con ella, la euforia, como un rayo, atravesó el Palacio de los Deportes, haciendo saltar a la multitud, que no necesitó más, para caer rendido ante Ska-P en el último fin de semana de enero. La banda española, por su parte, lanzó sus temas uno tras otro, para no dar tregua al descanso y no dejar caer el ánimo.

Foto cortesía Ocesa / Lulú Urdapilleta

Previo a que el numeroso grupo madrileño pisara la tarima, temas como London Calling (The Clash), God Save The Queen (Sex Pistols), One Way Oe Another (Blondie), Lust For Life (Iggy Pop) sirvieron para calentar el ambiente, que con las luces apagadas, invitaba a cantar los clásicos de punk. Sin embargo, el saludo de Pulpul (Roberto Gañán Ojeda) desgañitó a la multitud: “Buenas noches, mi México rebelde. ¡Que comience la estampida!”, seguida de El Gato López, Meztizaje -cuyo estribillo: Gritaré que ardan las banderas por la fraternidad || Que caiga el patriotismo y la hostilidad racial || Cultura popular, tuvo un coro multitudinario- y Jaque al Rey -que provocó un abucheo cuando se dijo que venía “a pedir perdón”, mientras se presentaba una parodia del Rey de España sobre el escenario- evidenciaron que el espacio en gradas resultó muy reducido para el baile y los saltos.

Foto cortesía Ocesa / Lulú Urdapilleta

 

Al ritmo del ska-punk, el slam continuó ganando espacio en la pista mientras en la enorme pantalla, colocada sobre el escenario proyectaba imágenes bélicas, pues era el turno del Niño Soldado; al que siguió Vergüenza -en la que, como parte de un performance, uno de los integrantes de la banda, vestido en traje de luces, sufre la tortura a la que son sometidos los toros en la llamada “fiesta brava”-, Cannabis y Crimen Sollicitationis -tema que evidencia a los sacerdotes pederastas- en la que un cura con rostro de zopilote, mostró sus alas negras, mientras la multitud gritó: “¡Fuego al Vaticano!” (19S)

Foto cortesía Ocesa / Lulú Urdapilleta

 

Así siguió Canto A La Rebelión, y después Pulpul se cambió la playera -“para escucharlos bien”- y se puso otra con el rostro de Armado, un seguidor que iría a su concierto en el Domo de Cobre, pero falleció en un accidente en la víspera de Navidad, según explicó. “Jamás se abandona a un amigo, a un seguidor”, agregó el cantante, con lo que arrancó una ovación y gritos de algarabía que dieron la bienvenida al tema Mis Colegas, que dejó todo listo para Derecho de Admisión.

Foto cortesía Ocesa / Lulú Urdapilleta

 

Entonces, “pasan los años, aquí nadie se rinde. ¡Viva mi México rebelde!”, dijo Pulpul, quien al grito de “¡Mexico, Seguimos en pie!” anunció un tiempo para tomar un respiro después de tanto salto, pero seguir la velada con un poco de reggae; seguida de Coloresen la cual la bandera por la diversidad sexual ondeó por un entarimado destellante de luces multicolor-; Ñapa Es y Kasposo cerraron ese bloque, al que siguió Intifada -presentada con el grito “¡Viva Palestina Libre!” al tiempo que una bandera de Palestina ondeaba en un extremo del escenario- que obtuvo como respuesta miles de puños en alto. No Lo Volveré A Hacer y Romero El Matadero sirvieron para dar paso a un brevísimo receso en el que la banda abandonó el proscenio.

Foto cortesía Ocesa / Lulú Urdapilleta

 

La vuelta de los españoles fue con Fullgas, Circo Ibérico, A la Mierda y, por supuesto, el clásico El Vals del Obrero, que sacudió al Domo de Cobre. Alrededor de 22 mil fans brincando en las gradas, cuasi sincronizado con el slam en la pista, mientras en la pantalla sobre el escenario aparecían palabras como “Resistencia” y “Desobediencia”. Así, con la energía a tope, Ska-P cerró su show en el que también se aludió a los damnificados por el sismo del 19 de septiembre de 2017, luego de que un niño, integrante del colectivo 19S México, subió al escenario a agradecer a la banda por su apoyo.

Foto cortesía Ocesa / Lulú Urdapilleta

 

 

 

Comentarios:

comentarios

(Visited 125 times, 1 visits today)