* En el cumpleaños 80 del también poeta “deberíamos recuperar ese espíritu de lucha”: Castillo-Berthier

 

* Es de “los artistas que le devolvieron la voz a la poesía”: García y Colomé

 

* “Nunca fue una persona gris, sino contestatario, influyente”: Urquiza Cerecedo

 

El músico estadounidense Bob Dylan irrumpió en la escena mundial de los años 60 y escucharlo simplemente “significaba decir que no estábamos conformes con el mundo que teníamos”, afirmó Héctor Castillo-Berthier, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.

Con su trabajo, el artista se convirtió en portavoz de una generación de ruptura con canciones que siguen vigentes, principalmente por sus letras, destacó por su parte Josué Urquiza Cerecedo, educador musical de la Facultad de Estudios Superiores Aragón, “porque más allá de ser cantautor, es un poeta y la poesía trasciende con el mundo”.

Con más de cinco décadas de trayectoria y 45 álbumes, el nacido en 1941 bajo el nombre de Robert Allen Zimmerman– que lo mismo está frente a una máquina de escribir o un bolígrafo, que en el mundo de las seis cuerdas y el aliento de su armónica- refrendó su atípica vida como escritor y es el primer músico en recibir el Premio Nobel de Literatura, distinción hecha en 2016.

Durante el anuncio oficial de la entrega del máximo galardón al oriundo de Minnesota, la Svenska Akademien señaló que se le otorgó tal honor por “haber creado una nueva expresión poética dentro de la gran tradición de la canción americana”, con lo que se admite que “aquello llamado literatura no se circunscribe al papel, al libro, objeto tantas veces amenazado con desaparecer”, señala la plataforma digital UNAM Global.

Detalla que Bob Dylan (nombre inspirado por el narrador y poeta Dylan Thomas), con su arte -música y letras-, ha contribuido a que millones de personas en todo el mundo se identifiquen con sus temas de poesía y se ha convertido en la voz de la tristeza o el amor, de la protesta o el sinsentido de la vida, que ha permitido una catarsis desde hace más de medio siglo.

Empero, el artista también se ha transformado en fuente de inspiración, por ello la Universidad de Tulsa en Oklahoma (EU) ha creado el Instituto de Estudios de Bob Dylan, el cual estima que existen más de dos mil libros escritos sobre el autor de temas como Blowing in the Wind, según un comunicado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

 

En el marco del 80 aniversario del natalicio del cantante y compositor, diversos académicos expresan su postura respecto a la trascendencia y legado de una de las leyendas vivientes del folk y el rock, como Castillo-Berthier, quien considera que “Dylan significa mucho, es rebeldía, es un grito, denunciar alguna intransigencia, mostrar esa inconformidad y con ésta se formó toda una generación. En estos 80 años (del artista) deberíamos recuperar ese espíritu de lucha, decirle a él: ‘muchas gracias, chido, gracias por tu aporte, muchas generaciones lo hemos aprendido” y expresa que los más jóvenes podrían difundir su legado en redes sociales, pues “es una música que vale mucho”.

En tanto, Pablo García y Colomé, de la Facultad de Ingeniería, menciona que con el autor de Mr. Tamborine Man, los oídos decodificaron letras, cuya interpretación era infinita. “La lectura de sus canciones tuvo que ver con la búsqueda de justicia, de paz” y consideró que pasarán 300 o 400 años para que surja otro artista similar.

“En mi generación no había a quien no le gustara, nunca fue una persona gris, sino contestatario, influyente en generaciones”, resaltó. “Con 60 años en los escenarios es una ventana para asomarse a una generación, su vigencia sigue porque, como prueba, es que ha recibido premios en distintos tiempos, en la que su voz y espíritu han transgredido”.

Agregó que cuando le fue otorgado el Premio Nobel “dijeron que evidencia la acumulación de conocimientos, dominio de alegorías, de las figuras retóricas, las metáforas, los juegos de palabras, las aliteraciones o repeticiones, con un discurso simple y contundente, características de un maestro que ya alcanzó la posteridad”.

Por su parte, el maestro Urquiza Cerecedo aseguró que Dylan ha trascendido más allá de un símbolo musical -porque fue del folk al rock-, a ser un ícono literario, porque sus letras han influenciado a múltiples artistas, incluso en su manera de componer.

“Es un músico completo dentro de su género. Se convirtió en un portavoz de lo que muchos jóvenes querían expresar, incluso influencia a The Beatles, The Rolling Stones o a Joaquín Sabina. Ha sido de los artistas que le devolvieron la voz a la poesía”.

 

Para finalizar, el documento destaca la recomendación de Castillo-Berthier sobre “un disco especial” de este artista, titulado “Blonde on Blonde, magnífico, tiene unas canciones ineludibles y la primera versión que hizo del tema ‘Sad Eyed Lady of The Lowlands’, que casi dura 15 minutos, es una de las mejores creaciones que tiene, pero hay muchas más”.

Si quieres conocer más del artista ve a www.bobdylan.com/, www.facebook.com/bobdylan y @bobdylan.

 

Comentarios:

comentarios

(Visited 99 times, 1 visits today)