Por Alejandro Trejo Martínez

Al leer las cartas del capitán Robert Walton, que introducen a la historia, pensaba que había tomado el libro incorrecto, pues no había indicio sobre aquella criatura, con la que tuve mi primer encuentro a través de la serie estadounidense The Munsters, que en México llevó el nombre de La Familia Monster.

Recuerdo que Herman, el padre de familia de los Monster, era la imagen representativa de aquel ser que protagoniza la novela de la británica Mary Wollstonecraft Shelly. Además, durante gran parte de mi infancia pensé que Frankestein era el nombre de esa criatura. Hasta que, al estudiar la secundaria, comencé a leer aquel libro, publicado por primera vez en 1818: Frankestein o el moderno Prometeo.

 

Las misivas del capitán Walton narran que en algún momento de su viaje el buque queda rodeado de hielo y es casi imposible seguir avanzando. “Como a media milla al norte, percibimos un pequeño vehículo; era un trineo tirado por perros. De inmediato tomé el telescopio y pude observar a un ser de apariencia humana, pero de estatura gigantesca…”, detalla la obra de Shelley. Mi curiosidad se encendió y pensé que ese era el monstruo de Frankestein.

Unas cuantas páginas más y entonces apareció un hombre, quien llega en trineo al costado de la embarcación y, de pronto, la tripulación busca convencerlo de subir a la nave.

En condiciones terribles, con las extremidades casi congeladas y un cuerpo demacrado, el hombre es acogido por el capitán Walton, quien toma afecto por él y sus pláticas sobre su pasado me mantuvieron en la lectura, cada noche, con el mismo entusiasmo con el que el líder de la embarcación decidió anotar y escribir todas las palabras de su invitado, tratando de ser lo más leal a éstas para contar la “extraña historia de espanto”.

La historia, que fue catalogada como novela gótica y hasta de ciencia ficción, aborda temas que nos inducen a razonar, incluido el mismo título de la obra: “El moderno Prometeo”, que sin duda nos impulsa a consultar el mito griego de Prometeo, el titán que roba el fuego de los dioses para darlo a los hombres, a los mortales, para que lo usen, lo cual tiene como consecuencia el castigo de parte de Zeus, padre de los dioses.

El desafío al dios Zeus es una analogía al reto que Víctor Frankenstein hace a la creación divina, en la que él es el Prometeo moderno. Y así, página tras página, llegué al shock al entender que Frankenstein no era el monstruo, sino el creador. Y que ese no era su nombre, sino su apellido.

Esa primera lectura en la adolescencia me hizo conocer la historia y saber cómo fue la creación de la criatura. Años después vi la película Frankenstein de Mary Shelley (1994), dirigida por Kenneth Branagh y protagonizada por Robert de Niro. Entonces, decidí releer el libro y comencé a atar hilos sobre significados y mensajes de la obra; así, las alegorías y los debates de la creación y la moral científica hacen de Frankestein un deleite.

 

La historia ha sido usada para diversas adaptaciones. por ello se puede disfrutar no sólo en un libro, sino en diferentes versiones cinematográficas que se han realizado en décadas, incluido el remake de Frankenweenie, de Tim Burton, lanzado en 2012.

 

De entre los largometrajes más conocidos está la ya mencionada de 1994, pero también Víctor Frankenstein (2015), dirigida por Paul McGuigan, cuyos protagonistas son interpretados por Daniel Radcliffe y Jame McAvoy, la cual cosechó críticas infortunadas sobre su realización.

 

Se dice que una apuesta durante una reunión entre amigos, alentados por el poeta Lord Byron, sobre escribir el mejor cuento de terror, fue el detonante para la creación de una de las historias más celebradas en la literatura.

Este antecedente, podemos verlo también en una película que no trata de la criatura, ni de su creador, sino de la mente detrás de la obra literaria y los contratiempos que pasó para escribir lo que sería uno de los referentes imprescindibles del mundo literario moderno. Mary Shelly (2017), dirigida por Haifaa-al-Mansour, trata sobre la escritora, la reivindicación de la mujer como autora y los tiempos difíciles que padeció para desarrollarse como artista.

La obra ha trascendido y ahora podemos ver también cómo se creó esa novela y cuáles fueron los contratiempos que tuvo la autora.

 

Frankenstein o el Moderno Prometeo, una historia que va más allá del terror, la dualidad de la vida y la muerte, la creación y la moralidad, sigue generando debates de una criatura innombrable que nos hace pensar en el poder del hombre contra las divinidades, de la lucha de un Prometeo que quiere ayudar a una humanidad.

 

También te recomendamos

📚 Librívoros de Película… | ‘Barfly’ en Hollywood

📚 Librívoros de Película… | El Hombre en el Castillo

📚 Librívoros de Película… Un siglo…“En el Camino”

📚 Librívoros… De película | El Tambor de Hojalata

📚 Librívoros… De película | Murakami en los Oscar

📚 Librívoros… De película | Dostoievski, el ‘castigo’ de la censura

📚 Librívoros | La felicidad de David Bowie

📚 Librívoros | La quimera vampírica de Anne Rice

📚 Librívoros | Érase una vez… Avándaro

📚 Librívoros | “Más duro que el cielo”: A 30 años de “Nevermind”

📚  #Librívoros | Las dos torres de Nueva York 

📚 Librívoros | La ‘Cara o cruz’ de Hernán Cortés”

Librívoros | Hemingway y el frente de batalla

📚 Librívoros | Las “Voces de Chernóbil” 

📚 Librívoros | Kurt Cobain y ‘El Club de los 27’

📚 Librívoros | El ‘Apocalipsis’ según King

📚 Líbrivoros | Basquiat: Dolor, drogas y amor en NY

📚 Librívoros | La muerte tiene permiso

📚 #Librívoros | Los Corleone y su oferta irresistible

📚 Librívoros | Ray Bradbury, “El Hombre Ilustrado”

📚  #Librívoros | El ‘realismo sucio’ de Bukowski

📚 #Librívoros | “El Proceso” de Kafka 

📚 #Librívoros | El Diario del Año de la Peste 

📚 #Librívoros | “La Peste” en tiempos de cuarentena

📚 #Librívoros | Los libros de Kobe Bryant

📚 #Librívoros | ‘Los Crimencitos impunes’, literatura y futbol

 

Y acerca del Covid-19…

¿Qué es el COVID-19?

¿Qué tenemos que hacer frente al Covid-19?

 

Comentarios:

comentarios

(Visited 184 times, 1 visits today)